De no haber home office, mexicanos renunciarían a sus trabajos

El home office al parecer esta de moda para millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, no todas las personas o colaboradores de las empresas se pueden adaptar a los cambios tecnológicos de la misma manera.

Recientemente se han generado una serie de discusiones entorno a la viavilidad de los nómadas laborales. Para algunos equipos o personas que colaboran en las organizaciones resulta positivo, pero para otros negativo.

Hasta el momento se contemplan cuatro tipo de respuestas tentativas:a favor, en contra, indiferente y con resignación; son algunas de las respuestas que concluyeron las investigaciones recientes.

Acorde a los datos de una investigación sobre el “Termómetro Laboral” y dirigida por el portal de empleo OCCMundial; muestra que el 55% de los empleados mexicanos están dispuestos a renunciar al empleo; esto si los empleadores no adaptan las rutinas de laborales a un sistema de trabajo desde el hogar.

Al no laborar desde casa, se aprovecharían la primera oportunidad para buscar e integrarse a otra empresa. Una organización que funcione con un sistema de home office, e inclusive híbrido.

Home office llegó para quedarse; aseguran investigaciones recientes

Ventajas que encuentran los colaboradores en el trabajo

Algunas razones por las cuales se obtuvieron dichos resultados se encontran en datos de la PwC Global; las cifras concluian en que el 58% de los empleados incrementaron su productividad al laborar desde su casa.

El trabajo desde casa para los encuestados, es un esquema que permite ahorrar no sólo dinero, sino también tiempo; antes de ello, perdían gran parte del día en trasladarse de una lado a otro para llegar al empleo.

Otros estudios encuentran beneficios positivos en los colaboradores de las compañías, gracias a la implementación del home office. Este último, no sólo genera mayor empatía entre la organización y sus colaboradores; también, permite a sus miembros atender asuntos personales con más frecuencia.

Falta de adaptación a las nuevas tecnologías

La investigación destaca que se obtiene una respuesta negativa al home office es, principalmente, por una limitante de adaptación a las condiciones laborales tecnológicas.

Ell 21% de los colaboradores (aquellos de mayor edad) están dispuestos a quedarse en su trabajo actual. Estos argumentan que los empleadores no les ofrecen opciones de laborables adaptables a las circunstancias sociales ocurridas por la actual endemía.

- Anuncio -