El impacto de la bicicleta de carga en las ciudades

la bicicleta de carga y su impacto en las ciudades

Con la llegada de la actual crisis sanitaria, la demanda en entregas a dominio ha incrementado considerablemente. No obstante, el incremento de vehículos de entrega, han impulsado el tráfico en la ciudad, así como la contaminación. En este sentido, la bicicleta se posiciona como una excelente solución.

La bicicleta, puede ser la solución que permita encontrar un punto de equilibrio entre las redes de carreteras y las ciudades en temas de abastecimiento de pedidos, así como la disminución del impacto ambiental.

Ante este escenario, las bicicletas de carga parecer ser una buena propuesta que se encargue del suministro de alimentos urbanas sostenibles. Mientras que al mismo tiempo se encarga de apoyar las economías locales que impulse el crecimiento tanto de los negocios como personas de la región.

La entrega de alimentos en las ciudades

Entre uno de los desafíos más grandes que enfrenta tanto las empresas como sus repartidores, es la presión de cumplir con la promesa de entregas al mismo día. Esto, con el objetivo de mantener lo más frescos los alimentos.

Debido a la creciente demanda de los comestibles en ciudades y las entregas inmediatas, ha provocado que estos alimentos transporten incluso en las grandes carreteras de las ciudades. Lo que tiene como resultado un aumento en vehículos y costos con el fin de satisfacer a los clientes.

“No hay otra forma en que las ciudades puedan alcanzar sus objetivos de reducción de clima y emisiones porque gran parte de las emisiones urbanas provienen del transporte”.

Dijo el presidente de la Federación Europea de Ciclistas Henk Swarttouw

La bicicleta como una posible solución

En este sentido, las bicicletas de carga pueden figurar como una solución en cuanto a los tiempos de entrega, costos y contaminación al medio ambiente. Esto, debido a su capacidad de carga que casi pareciera que esta diseñadas para atender este tipo de servicios.

Por ejemplo, una bicicleta de carga que reemplace el transporte de diésel, estaría ahorrando cerca de 5 toneladas de emisiones de CO2. Según una confirmación de Gary Armstrong de las Federaciones Europeas de Logística Ciclista.

Un estudio realizado por la Universidad de Siuthamphon han descubierto que las bicicletas de carga tienen la capacidad de efectuar tareas de entrega urbana de hasta el 50% más rápido que las furgonetas pequeñas. Esto, en horas picos dentro de los días laborales.

¿Será que la bicicleta de carga tome el protagonismo en este año y se convierta en el medio de transporte ideal para las empresas que buscan ofrecer sus alimentos? Como hemos visto, estas bicicletas tienen un triple impacto que benéfica considerablemente a las ciudades: reducción en tiempos de entrega, reducción en emisiones contaminantes y reducción en costos.

- Anuncio -
Artículo anteriorWattpad busca impactar a los jugadores de la generación Z
Artículo siguienteLa aplicación para entrenar con atletas famosos recauda $2,7 millones de dólares
Somos el medio para el talento del mañana.