No somos un organigrama: ¡Somos un equipo!

you-x-ventures-Oalh2MojUuk-unsplash
you-x-ventures-unsplash

La importancia de encontrar un equipo ideal para tu empresa es equiparable con la de encontrar el producto o mercado ideal, sin alguno de ellos el negocio no funcionará, los puestos en el organigrama de la empresa deben ser ocupados por el más competente y hay que saber cómo encontrarlo.

¿Cómo encontrar a las personas?

La mayoría de los emprendedores buscamos aliarnos con personas a las que les admiramos habilidades, les consideramos experimentados en ciertas áreas o requerimos algún tangible que ellos tienen. Una vez que los encontramos iniciamos una negociación para convencerlos de colaborar en nuestro proyecto, muchas veces hasta ofrecemos más de lo que nos gustaría con tal de que acepten.

En realidad esto no siempre termina bien, y lo atribuimos a la falta de compromiso o a la deslealtad de parte de ellos. Sin embargo, el motivo de la ineficiencia del equipo puede venir de algo muy pequeñito que no hicimos, un par de preguntas que podrían cambiarlo todo, seguidas de una acción que aplicamos en otras partes de nuestro plan de negocio, pero no en la parte de crear el equipo perfecto.

Primera pregunta que debemos hacernos

¿Tengo los conocimientos necesarios, para asegurar que mi candidato, está realmente capacitado para el puesto?

Muchas veces nos dejamos llevar por la amistad, la admiración o la empatía que le tenemos a alguien, pero tendríamos que ser muy expertos en esas áreas como para poder asegurar que alguien tiene el nivel que creemos que tiene.

Hay que tomar en cuenta el hecho de que lo estamos buscando, porque aportará al negocio lo que nosotros no podemos, así que la lógica indica que no tenemos el nivel suficiente como asegurar que él sí lo tiene.

- Anuncio -

Lo que nos lleva a la segunda pregunta

¿Quién podría ayudarme a validar la experiencia, habilidades o capacidades tangibles de mi candidato?

Esta parte definitivamente no podemos hacerla solos; requerimos de alguien que nos ayude a validar nuestra hipótesis de que la persona que estamos prospectando en nuestro equipo realmente cuenta con lo que estamos buscando.

Este es un momento de crecimiento para nosotros, ya que se necesita madurez y criterio para aceptar que necesitamos ayuda y buscarla. Recordemos que una característica de los emprendedores es que somos muy independientes y queremos solucionarlo todo nosotros solos.

Tomar acción

Mencionaba que se requería también, después de hacernos ese par de preguntas, tomar una acción que ya antes debimos haber aplicado en algunas partes de nuestro plan de negocio. “Validar”, es decir, asegurarnos de que sea la persona correcta y que tiene justo lo que necesitamos que tenga.

De esta forma será difícil que nos llevemos desilusiones o que el equipo tenga integrantes que no están dando el rendimiento esperado.

Organigrama del negocio

Ahora sí, una vez validadas las capacidades y competencias de nuestros candidatos, bienvenidos al organigrama del negocio. En lo personal siempre recomendaré que el negocio cuente con la menor cantidad de socios posibles, hay otras formas de integrar a las personas con puestos importantes y sueldos atractivos; ya que los organigramas no son diagramas preestablecidos, esto significa que podemos crear los puestos, ramificaciones y niveles que más nos convengan.

Algunos tips útiles para identificar las necesidades de un buen organigrama son los siguientes:

Directores y Gerentes

Primero están los puestos más altos que son Directores y Gerentes.

Un buen director es aquel que tiene la capacidad de tomar decisiones acertadas, basado en su amplio conocimiento de los productos, mercados y la empresa.

Los gerentes deben ser capaces de comunicar las decisiones, objetivos y prioridades de manera adecuada, oportuna y motivadora, conociendo muy bien las áreas y las capacidades de cada una de ellas.

Administración

Después viene la parte Administrativa que también puede estar a cargo de un Gerente o un Coordinador.

En esta parte del organigrama se encuentran los responsables de las finanzas, contabilidad, recursos físicos con que se cuenta, registros de ventas, proyecciones de crecimiento y todos los procesos de recursos humanos.

Generalmente el brazo derecho del Director, es el Gerente Operativo o el Gerente Administrativo. Ya que ambos tienen poder de acción en las decisiones que se toman y conocen el desempeño de cada una de las áreas.

Jefes de Área

En el siguiente nivel estarían los Jefes de Área o Responsables de Área.

Son los responsables directos de las actividades esenciales que permiten el alcance de los objetivos de nuestro negocio. Aquí podemos encontrar las áreas de ventas, marketing, distribución, producción y diseño entre otras.

Cada negocio requiere de áreas diferentes dependiendo de sus propias necesidades y debemos de ser muy prudentes en determinar cuándo es momento de incorporar un área nueva al negocio. Cada área del negocio cuenta con personal por lo que el jefe o responsable debe de contar con habilidades directivas, además de ser experto en la actividad.

Actividades Concretas

Después están los puestos de Actividades Concretas que pueden incluir a los vendedores, auxiliares, vigilantes, etc…

Un organigrama puede tener cuantos niveles y secciones necesite la empresa, pero lo más importante está en ocuparlos con las personas correctas. Identificar qué habilidades y competencias requieren; y saber ofrecerles lo que están buscando. En algunas ocasiones sueldos atractivos, estatus, oportunidades, o a veces buscan lo mismo que nosotros. Lo que podría terminar en una ruptura de sociedad o podría ser un múltiple impulso para el negocio, todo está en validar que la persona tiene justo lo que se requiere para el puesto.

- Anuncio -
Artículo anteriorInteligencia Artificial para Niños
Artículo siguienteTesla y el sensor para detectar a un niño olvidado en un automóvil
Dedicado a la asesoría de negocios durante más de 10 años, profesor, asesor y amigo que impulsa un concepto innovador, eficiente y honesto de los negocios. Convencido de que, no existe producto, proceso o servicio que no se pueda mejorar.