¿Qué es y cómo hacer una propuesta de valor?

Ilustración-que-es-propuesta-de-valor-ejemplos-de-propuesta-de-valor

Al hablar de emprendimiento, nos encontramos con un elemento llamado propuesta de valor. Investigando un poco del tema, descubrimos que se trata de un valor agregado, de un diferenciador y que se trata del corazón de la startup. Sin embargo, en la teoría, puede parecer sencillo. Pero es en la práctica cuando se convierte en un reto. Por ello, en este artículo les hablaremos un poco sobre qué es y algunos ejemplos de propuesta de valor que les ayuden a crear una propia.

Sigue tu aprendizaje en temas de emprendimiento y negocios escuchando nuestro podcast, con nuevos episodios todos los lunes. También disponible en YouTube.

¿Qué es la propuesta de valor?

De manera sintetizada, tenemos que la propuesta de valor es un atributo que permite mostrar el potencial de una startup al cliente objetivo. Dicho de otro modo, se trata de qué puedes hacer por ese cliente, atendiendo una necesidad. A su vez, responde a la pregunta ¿qué problema resuelvo?

La clave esta en encontrar una respuesta clara y convincente sobre qué problema tiene el cliente, y cuál es la solución que ofrecen mediante sus productos o servicios. Algunas preguntas que podrían hacerse y que les ayudaría en encontrar ese valor agregado son: ¿qué beneficios aportan a los demás?, ¿qué necesidad satisfacen?, ¿Qué problema resuelven?

¿Realmente se necesita?

Como hemos visto, la propuesta de valor responde a una serie de preguntas muy importantes para toda startup. De modo que definirla les ayudará a conectar mejor con sus clientes, tendiendo una problemática más específica y menos generalizada.

Entre las ventajas y beneficios que tiene definir esta propuesta encontramos: definir el objetivo de la marca, identificar el cliente potencial, descubrir nuevas oportunidades, así como el desarrollar productos y servicios a la medida de los clientes.

Las fases de la propuesta de valor

Para elaborarla, trabajaremos en seis pilares que les ayudará a explorar más a detalle sobre sus startups y productos o servicios.

  1. ¿Con qué trabajas? Esta pregunta es una invitación para conocer cuál es la materia prima en la que se basan sus startups. Por ejemplo, una agencia de marketing digital que se especializa en Social Media tiene como materia prima los datos que recolecta de los usuarios en las diversas plataformas.
  2. ¿Qué haces con la materia? Se trata de identificar que acciones concretas realizan con dicha información. Siguiendo nuestro ejemplo, podría ser identificar patrones de conducta, conocer el contenido que más le gusta a la audiencia (apoyados de KPI’s como interacciones con la cuenta, por ejemplo), identificar los mejores horarios para postear, el formato adecuado, etc.
  3. ¿Qué necesita el cliente potencial? En esta fase en particular, se trata de conocer a quién te diriges. Quién es ese cliente al que te diriges y crear todo este valor. Partiendo con nuestro ejemplo, seria analizar los mejores seguidores, obtener características específicas como datos demográficos, capacidad adquisitiva, ocupación, etc.
  4. ¿Qué solución propones? Una vez que has repasado los puntos anteriores, lo que sigue es conocer tu valor agregado. Es decir, partiendo de las necesidades del cliente, cuál es la solución que le presentas. Para ello, será clave que te apoyes de una lista de fortalezas (logros, experiencia, conocimientos, resultados, etc.) y áreas de oportunidad (qué no están haciendo los demás o qué puedes hacer mejor). En nuestro ejemplo, sería algo como “ayudamos a nuestros clientes a crear una comunidad digital fiel a su marca, con un 90% de efectividad. Apoyados de contenido de valor y una correcta gestión de campañas publicitarias”.
  5. ¿Cuáles son los beneficios que ofreces? Ahora, la siguiente pregunta consiste en detectar ese beneficio único que tus clientes encontrarán en tu startup y que no tienen las demás. Para ello puedes basarte en tres puntos: dinero, tiempo y esfuerzo. Es decir, ¿Ahorran o ganan dinero/tiempo/esfuerzo? Lo que sigue, es juntar tus respuestas obtenidas hasta aquí, unirlas y tendrás una propuesta de valor única.
  6. ¿Cómo lo vendes? Por último, esta el formato. Como comunicas y transmites esa propuesta de valor. En nuestro ejemplo, seria, mediante redes sociales (post, stories, interacciones, etc.), con un blog (con entradas dirigidas al cliente objetivo, y enviadas a un newsletter), reportes de tendencias, estudios de mercado, etc.
Inspírate en tu emprendimiento con estos ejemplos de propuesta de valor ganadoras.

La propuesta de valor es el corazón de una startup. Gracias a ella los emprendedores logran conectar mejor con sus clientes, entendiendo sus necesidades y desarrollando productos o servicios mas a la medida. Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y puedas llevarlo a la practica en tus proyectos.

¡Mucho éxito talentos!

- Anuncio -
Artículo anteriorConviértete en un o una crack para encontrar trabajo
Artículo siguienteDesarrolla tecnología para empresas globales sin regresar a la oficina
Apasionado del emprendimiento de alto impacto, las historias inspiradoras y todo lo relacionado al mundo digital. Disfruto de la lectura que invita a la reflexión.