Encuestas revela que los colaboradores quieren cambiar el traje por la vestimenta informal

La vestimenta informal sustituye al traje en las nuevas organizaciones

Adiós al traje; hola a los Jeans y sandalias en el trabajo

El traje ha sido la vestimenta por excelencia para el entorno laboral. Además de implicar elegancia y formalidad, brinda madurez y poder a quien lo porta. Sin embargo, no a todos les resulta agradable utilizarlo a diario en la oficina; por otro lado, los códigos de vestimenta de las empresas son rigurosos y deben cumplirse. Pero ¿Qué piensan los colaboradores de esto?

Todas las empresas son diferentes y cada una se adapta a las necesidades de su mercado; por consiguiente, la forma de vestir de sus colaboradores debe cumplir no sólo una norma social, también personal y profesional. Las nuevas generaciones buscan trabajos cómodos en los que se adapte y respete su gusto personal por la moda.

Con traje o sin traje

Investigadores de Randstad concluyen que al 28% de los británicos les gustaría eliminar el código de vestimenta formal o informal/elegante en el trabajo. Esto después de regresar a las oficinas y viajes cotidianos laborales, una vez terminada la pandemia.

La compañía encuestó a 1021 empleados para saber si los candidatos quieren seguir asistiendo al trabajo y entrevistas con indumentaria formal; el 74% de los encuestados dijo que todavía era aceptable; mientras que un 11%, concuerda en que utilizar traje implica riesgos para los entrevistados e incomodidades para los colaboradores.

Colaboradores de empresas quieren dejar de usar traje en el trabajo
El traje es muy formal para los cazadores de talento.

Demasiada inteligencia es anticuada

El traje completo para Victoria Short, directora ejecutiva de Randstad UK, le resulta muy formal, ya que demasiada inteligencia se considera anticuada actualmente. En palabras de la mencionada, los empresarios tecnológicos visten informalmente como un indicador de éxito. Por tal motivo, muchas empresas buscan colaboradores dinámicos que no les gusten los trajes de poder y arrogancia.

Por otro lado, el 33% de los trabajadores estadounidenses aseguran que rechazarían un empleo si a este se les pidiera ir con traje. El traje para las nuevas generaciones resulta difícil, e inclusive incómodo de utilizar. En un mundo donde predomina la moda juvenil, vestir sólo con traje resulta agotador.

Vestir con sandalias en el trabajo

Randstad, líder en servicios de contratación y Recursos Humanos, encuestó a 586 personas que buscaban trabajo; un 48% de estas dijo que les gustaría que permaneciera la vestimenta casual/elegante; en tanto, un 24% está dispuesta a olvidarse de la ropa formal en la oficina.

Del total de los encuestados, un 20% concuerda en que utilizar ropa cómoda y relajada en el trabajo sería agradable; la oficina no es un sitio común donde se pueda vestir con cualquier prenda. Sin embargo, un 8% plantea que el traje y la vestimenta casual/formal sea reemplazada por jeans y sandalias. Dicho grupo busca la comodidad y la sencillez en el entorno laboral.

- Anuncio -
Artículo anteriorGoogle doodle celebra el día de la Tierra con imágenes del cambio climático
Artículo siguienteHonor X Series, la familia de smartphones que desea conquistar la gama media
Incesante en la la estética comunicacional. Asequible en la comprensión del lenguaje visual y escrito. Intrínseco en la la imagen personal y profesional; vestir con moda y a la moda. Interés por comunicación intercultural.