El metaverso y nuestra salud mental

El término metaverso fue presentado por Neal Stephenson en 1992, en su novela “Snow Crash”. En el texto, los personajes usaban avatares digitales de sí mismos para escapar de la realidad distópica.

El metaverso es una realidad virtual existente más allá del mundo físico que habitamos y, en realidad, muchos usuarios de internet han interactuado con él de distintas maneras. Por ejemplo, en 2003 llegó el juego multiplayer Second Life que ejemplificaba la vida en el metaverso. Otros juegos más recientes que también lo hacen son Fortnite y Animal Crossing.

Sin embargo, la propuesta y plataforma inmersiva de un metaverso que anunció Mark Zuckerberg a finales del año pasado, sí representa algo completamente innovador, cuyas posibles consecuencias o repercusiones en la sociedad han comenzado a llamar la atención.

Salud mental pre-metaverso

Distintos estudios señalan los efectos negativos que las redes sociales ocasionan en la salud mental de los usuarios, especialmente de aquellos más jóvenes. Así que ¿qué consecuencias podría ocasionar la implementación de un proyecto inmersivo, sensorial, que “tocará cada producto que construyamos” en la salud mental de sus usuarios?

¿Será acaso que la adicción digital ya existente se vea exacerbada? Tal vez todo lo contrario. Tal vez las herramientas que traerá consigo el metaverso permitan mejorar las terapias psicológicas. Puesto que invocará a los sentidos de los usuarios, quizás funcione incluso como una forma de tratar fobias o miedos.

Tal vez, quienes sufren ansiedad o depresión, encuentren en él una forma segura de interactuar con distintas comunidades. Al fin y al cabo, recordemos que el metaverso es un espacio para crear comunidad, socializar y mantener relaciones.

Sin duda alguna, es necesario realizar estudios intensivos sobre lo que el metaverso puede generar en las personas, ya sean actitudes positivas o dañinas. No obstante, independiente a los estudios, el proyecto debe ser visto con cautela. Teniendo siempre presente que dichas plataformas pertenecen a empresas como Meta, cuyos intereses se enfocan principalmente en las ganancias, no tanto la seguridad o salud de la gente.

- Anuncio -