Riqueza, cultura y tradición de la Nochebuena

Esta bella planta es la representación de nuestra cultura y tradición. Conocida como flor de navidad, flor de pascua, estrella de invierno, pastora o como nosotros la conocemos comúnmente nochebuena.

Su nombre científico es Euphorbia pulcherrima y es endémica de México y América Central. Debido a sus colores característicos y más de 100 variedades es un icono navideño que podemos encontrar en todas las casas durante esta época.

Ahora que vamos entrando a estos meses invernales, se estima que uno de los salvadores de la economía sea la venta de este característico arbusto. Al menos para el estado de Morelos quienes esperan una reactivación económica con la venta de productos ornamentales con nochebuenas.

Pero, ¿cuál es la importancia cultural en México de esta característica planta?

La leyenda

Con base al profesor Sinesio R. Moctezuma, en su libro Taxco de Alarcón, Guerrero y sus leyendas, narra que en los tiempos de Moctezuma I hubo una fuerte batalla de los chontales por no pagar los tributos a los mexicas, y estos los atacaron poniendo fin a su rebeldía, dejando muchísimos muertos sobre las colinas donde hoy es Taxco, antes Tlachco. Ahí quedaron las huellas de la sangre de los chontales en combate, donde crecieron unas hermosas flores de color rojo que significó “el espíritu rebelde de los chontales de Taxco”.

Mientras que, en el estado de Morelos, donde esperan con ansia su venta navideña, Moctezuma I hizo que se plantaran en los jardines de Oaxtepec, para dedicarla a una hermosa mujer llamada Cuetlaxochitl, dándole por significado la virginidad y la pureza de la mujer indígena originaria.

- Anuncio -

Durante la Conquista

Existe una enorme importancia en el origen de la flor de nochebuena es debido a la gran diversidad que tiene México, la cual impresionó a los conquistadores españoles, ellos quedaron fascinados debido a los múltiples usos que le daban los indígenas como artículo ornamental, medicinal, alimenticio y su uso en las ceremonias de los dioses aztecas.

Para los mexicas

La flor de nochebuena era un símbolo de pureza, renovación y nueva vida. Es por eso que los frailes y padres españoles la retomaron para adornar los nacimientos que se colocan durante la celebración de navidad.

Esta flor tan admirada, provocaba una enorme admiración entre los pobladores, por lo que Nezahualcoyotl, fundó un jardín para apreciar su belleza.

Su legado en México

La nochebuena o cuetlaxóchitl “flor que se marchita”, proviene de los vocablos cuetlahui, marchitar, y xochitl, flor. Se utilizaba para decorar las distintas celebraciones de los pueblos originarios, especialmente en la conmemoración de Tlaxochimaco, dedicada al querido Huitzilopochtli (Dios de la guerra, asociado al sol) o para adornar los altares dedicados a la Diosa Tonantzin cuyos colores rosaseos y rojos eran parte fundamental para representar la femineidad.

Especialmente para los mexicas, la cuetlaxóchitl simbolizaba la pureza y la redención que obtenían los guerreros caídos en batalla, ya que se decía que los muertos al regresar al mundo terrenal probarían el néctar de esta flor en su conmemoración.

Por otro lado, los aztecas la cultivaban y extraían sus pétalos, los cuales machacaban para extraer tinta con resina para sus textiles y cueros. Mientras que su savia era aprovechada para tratar la fiebre, enfermedades de la piel y aumentar la producción de leche materna.

Su historia en el mundo

La nochebuena se internacionalizó en el siglo XIX, cuando Joel Poinsett, botánico originario de Estados Unidos, se llevó una muestra de esta planta a California para investigarla y maravillar a su gente. Así surgieron sus múltiples nombres coloquiales como flor de fuego, santa Catarina o Catalina.

Cuando llegó a Europa en el siglo XVII, todos la aceptaron por su belleza, y de acuerdo con algunos historiadores durante el siglo XIX la comenzaron a utilizar en el Vaticano.

Esta flor comenzó a formar parte de la decoración de los templos durante las fiestas navideñas; comenzando en 1899 esta tradición provocando admiración de todos los visitantes.

La modernización ante la sana distancia

Ante la Pandemia, en la ciudad platera, en el Estado de Guerrero, México, donde cada año se realiza un festival en su honor, el Festival de la Cuetlaxóchitl (Flor de Noche Buena), y se presentan actividades culturales, gastronómicas y religiosas enmarcadas por la Catedral de Santa Prisca, este año ante las medidas de sana distancia, se realizará en un nuevo formato online/presencial, del 5 al 8 de diciembre.

En el festival los asistentes podrán disfrutar del décimo segundo Festival y del cuarto Congreso Nacional de la Cuetlaxóchitl en donde se abordarán temas relacionados con la investigación, gastronomía, cultura y exposición de la emblemática y reconocida mundialmente Flor de Nochebuena.

- Anuncio -
Artículo anteriorAprende a dibujar con estos canales en YouTube
Artículo siguienteEmprende, Cultura y Cocina: experiencias desde el extranjero
Licenciada en Administración de Negocios de la Comunicación y Entretenimiento, publirrelacionista, fotógrafa amateur, seriéfila de corazón, fanática de la cultura mexicana, los dinosaurios y petlover pescetariana.