¿Tu jefe te escucha?

¿Te ha pasado que tienes una idea que podría revolucionar la empresa para la que trabajas? Tal vez sí; tal vez tu idea era tan buena que se la contaste a tu jefe con la esperanza de que les comentara a los superiores y…nada.

Este tipo de situaciones son mucho más comunes de lo que nos gustaría. Si bien, algunos suelen señalar a los jefes o gerentes como culpables, según expertos, las razones pueden ser más complicadas.

Con la idea de que la motivación que reciben de los superiores influye en el comportamiento de gerentes, Elad Sherf, Subra Tangirala y Vijaya Venkataramani realizaron cuatro estudios.

En ellos, manipularon el sentido de motivación y empoderamiento que recibían sus sujetos de estudio por medio de situaciones con distintos ambientes laborales. Los sujetos que actuaban como gerentes eran motivados a tomar decisiones propias, mientras que otros se desempeñaban en ambientes muy rígidos y burocráticos.

Gracias a las pruebas realizadas, los científicos pudieron llegar a diversas conclusiones. Determinaron que es poco razonable pedir que gerentes motiven a empleados y den seguimiento a sus sugerencias, si ellos mismos son privados de dicha motivación.

Encontraron que los superiores suelen esperar resultados rápidos de los gerentes, por lo que el tiempo dar seguimiento a consejos de empleados es reducido.  Las ideas no pueden fluir si no se les da el tiempo necesario para que lo hagan.

Como sugerencia, invitan a los superiores a ampliar las oportunidades para que los gerentes se encarguen de otras actividades cuyos resultados no deban ser inmediatos. De este modo, los gerentes pueden promover la creatividad e innovación dentro de los equipos que manejan. Así mismo, recomiendan destinar recursos y atención para aquellos gerentes que se desarrollen a largo plazo, pues consideran que su labor puede aumentar los beneficios que recibe la empresa.

- Anuncio -