¿China detendrá sus fábricas tecnológicas?

Ilustración-escasez-de-microchips

Un nuevo cierre originado en la ciudad industrial de Suzhóu en China podría desencadenar una nueva escasez de microchips en suministros de PMIC, con afectaciones en todos los productos de hardware con salida al mercado en los próximos meses. Afectado también el stock de productos en el corto y mediano plazo.

En tato, la superpotencia asiática se encuentra desfasada en la producción de componentes complejos se mantiene como el mayor proveedor de piezas sencillas, pero igual de importantes.

Un cierre parcial que aumentará la escasez de chips

Entre una de las piezas clave que encontramos en circuitos electrónicos de la actualidad, encontramos uno llamado PMIC. Una pieza importante que se encarga de efectuar el control de voltaje en todos los circuitos electrónicos. Se trata de una pieza presente tanto en placas base como tarjetas gráficas. Siendo Suzhóu uno de los principales proveedores que se encuentra en el extremo oriental de China.

Las autoridades locales de este lugar, argumentando la situación actual por la covid-19, tomaron la decisión de cerrar parcialmente sus fábricas. En consecuencia, el suministro de esta pieza clave se ve afectada. Provocando una nueva escasez de microchips. Los productos más afectados ante esta situación serán aquellos que sean lanzados al corto plazo. Como, por ejemplo, la RTX 3090 Ti de NVIDIA, así como los portátiles basados en Intel Core 12, sin dejar de lado la memoria DDR5 que también requiere el PMIC.

No obstante, la reducción en la actividad de este sector, también se encuentra a nivel logístico. Debido a que las empresas han recortado su capacidad e transporten dentro de la zona. Generando un cuello de botella en su distribución, y a su vez, un aumento en los costes asociados.

¿Una escasez de chips que se prolongará hasta 2023?

Partiendo de declaraciones realizadas por conocedores en la materia, argumentan que esta situación podría prolongarse hasta el 2023. Debido a que es un problema común que afecta a toda la industria y la guerra geopolítica, existe la posibilidad en que las empresas estadounidenses adopten un plan B, así como la Unión Europea, Corea del Sur y Japón.

Lo que podría apuntar a una deslocalización de las empresas fuera de China con el objetivo de volver a sus países de origen, en un intento de contrarrestar los problemas derivados de la nueva guerra fría entre China y los Estados Unidos. Así que las empresas de este sector que requieran de este componente, requieren implementar una nueva solución ante la escasez de microchips para no verse afectados.

- Anuncio -
Artículo anteriorGabe Newell nos comparte su opinión sobre el metaverso
Artículo siguiente¿Estamos cerca de las conversaciones holográficas?
Somos el medio para el talento del mañana.