¿La inteligencia artificial puede mentir?

inteligencia-artificial-sistemas-inteligentes

La inteligencia artificial es una de las tecnologías que ha podido integrarse en la 4.ª revolución industrial. Sus aplicaciones han resultado muy exitosas en diversos campos. Por ejemplo, la medicina, la enseñanza o las ciencias sociales.

El potencial de la IA se debe a la combinación del Big Data y el aumento de la potencia de cómputo de ordenadores, siendo una tecnología que ha dejado mucho de qué hablar en algunos experimentos.

Por si te lo perdiste: ¿Cómo implementar una estrategia ética en inteligencia artificial?

Los retos de la inteligencia artificial

De los sistemas de inteligencia artificial más exitosos en el mercado, a menudo comparten una desventaja: son imposibles de interpretar. En este contexto, resulta conveniente preguntarnos si estos sistemas son fáciles de engañar, o terminen engañándonos.

El aprendizaje adversario, es una de las ramas de la inteligencia artificial que ha cobrado relevancia. En la gran mayoría de las ocasiones, los sistemas inteligentes poseen la capacidad de tomar decisiones que afecten a las personas. Por ello, resulta crucial asegurarnos que no sean fáciles de engañar.

Este aprendizaje intenta prevenir de posibles ataques, o la introducción de datos falsos que podrían engañar a una máquina, más no a una persona. Son contados los casos donde se agrega un mínimo de ruido a una imagen que son imperceptibles por el ojo humano.

Sin embargo, este ruido es suficiente para conseguir que la inteligencia artificial crea que se trata de una imagen distinta. En algunas ocasiones, este engaño resulta fácil de suponer por la inteligencia artificial, como en esta impresora 3D. La inteligencia artificial de Google clasificó una tortuga como rifle.

¿Mentir para ganar?

Los sistemas basados en aprendizaje por refuerzo son muy exitosos. AlphaZero de la empresa DeepMind es un ejemplo. Tan solo le bastaron 24 horas para adquirir un nivel sobrehumano en diversos juegos de mesa, derrotando a programas anteriores que habían ganado torneos a campeones humanos.

Lo que vuelve interesante a este programa es que no se entrenó con aprendizaje de partidas humanas. En su lugar, lo hizo compitiendo contra sí misma una y otra vez. Empezó con partidas totalmente aleatorias hasta desarrollar habilidades nunca vistas en estos juegos.

Para 2017, dos investigadores de la Universidad Carnegie Mellon consiguieron que su sistema de inteligencia artificial (Libratus) venciera a los mejores jugadores de no-limit Texas Hold ‘Em, una de las variantes más complejas del póker.

En el juego del póker, mentir es una habilidad clave. El jugador necesita que sus contrincantes crean que posee las mejores cartas o lo contrario. Libratus, fue capaz de perfeccionar el arte del engaño hasta llegar al punto de que uno de los mejores jugadores del mundo, Dong Kim, pensara que la máquina podía ver sus cartas.

- Anuncio -
Artículo anteriorCemex busca reducir emisiones de CO2
Artículo siguiente¿Deseas ingresar al programa de Y Combinator? Esto es lo que necesitas
Apasionado del emprendimiento de alto impacto, las historias inspiradoras y todo lo relacionado al mundo digital. Disfruto de la lectura que invita a la reflexión.