Momentos históricos que cambiaron para siempre la industria de la moda

Como sociedad, ¿cómo expresamos el subconsciente?

A lo largo de la historia, la moda ha sido considerada como el espejo de los cambios ideológicos de la sociedad. Un cambio abrupto nunca pasará desapercibido por este mundo asociado al glamour.

Diferentes momentos de la historia han impactado el cómo vemos nuestro entorno, así como a nosotros mismos. Las rutas comerciales, por ejemplo, diversificaron a los mercados y productos y por ende, la conciencia de la eminente división socioeconómica. Productos como las sedas asiáticas, junto con otros artículos de lujo como el oro, los metales preciosos, las gemas y las especias, se volvieron exclusivas de la burguesía y objeto de deseo de las masas.

El siglo XX vio una plétora de eventos que nos sacudieron. En Estados Unidos, la primera depresión económica trajo consigo la necesidad de soñar más allá de la realidad y, con ello, la influencia asiática en la moda.

Debido a la falta de dinero para producciones; productores de las viejas películas de Hollywood usaban telas más delgadas y siluetas más sueltas para los disfraces. Los accesorios para la cabeza con incrustaciones de piedras con colores le brindaban una realidad alterna más que necesitada al público.

Las guerras mundiales obligaron a los hombres al campo de batalla, a las mujeres a las fábricas y la financiación del gobierno a la guerra. Esto no les dio a las mujeres y a los fabricantes otra opción que:

  1. Sentirse cómodos con la idea de las mujeres en el lugar de trabajo.
  2. Darse cuenta de que las mujeres son capaces de hacer el trabajo de los hombres
  3. Crear con recursos muy limitados.

Así, se crearon estilos y siluetas más esbeltas y menos ornamentadas en cuatro colores neutros como las del trench coat (thank you, Burberry!).

Las restricciones comerciales de la Segunda Guerra Mundial dieron paso a soluciones creativas. Los científicos reemplazaron la escasez de sedas y otras telas suaves con Nylon y poliéster. Mientras que las mujeres se concentraron en la protección de sí mismas y de su hogar mientras hacían malabares con el trabajo y la vida hogareña.

Lo antes mencionado acortó las rutinas de belleza, que demandaba que el cabello estuviera fuera del alcance de maquinaria pesada, y que la movilidad sea prioridad. Por consiguiente; los pañuelos en la cabeza y los pantalones para las mujeres (merci, Chanel!), junto con hombreras y una cintura ceñida para una apariencia “más masculina” fueron la vanguardia de los tiempos.

Poco después de la Segunda Guerra, Monsieur Dior sorprendió al mundo con su revolucionario “New Look”, con la primera de muchas pasarelas para ayudarlo a vender la nueva era que amanecía. La silueta femenina propuesta por Monsieur Dior reiteró la necesidad de la sociedad de dejar atrás el pasado y la disposición a abrazar las viejas normas sociales.

Las siguientes décadas vieron una contradicción con las décadas pasadas. Los años 60 vieron la expresión libertad y amor, y la creación de las prendas más cortas, la minifalda, así como el uso de fibras naturales y tie-dye. Los años 70 presentaron rebelión y la mezcla irónica del miedo, con una expresión humana brillante y audaz, que inspiró a diseñadores icónicos como Vivienne Westwood.

A medida que crecía el miedo al inminente Y2K, también lo hacía la palpable necesidad de cambio. Los años 90 y principios de los 2000 vieron surgir el grunge en medio del minimalismo y el rechazo del lujo de alta gama. Marcas como Náutica, Tommy Hilfiger, Donna Karan y Calvin Klein encarnaron la estética de la época.

Uno de los eventos más impactantes del siglo XXI, aún nos mantiene en casa. COVID-19 y la cuarentena nos ha obligado a despedirnos de elementos y tareas no esenciales, como comprar fast fashion.

Tener salud, bienestar y conectividad han sido algunas de las palabras clave durante los últimos dos años. Ahora más que nunca, no hay necesidad de portar ropa incomoda, ni de stilettos de diez centímetros. En cambio, buscamos consuelo en todos los aspectos de esta nueva social, distanciada y enmascarada, normalidad.

Los Fashion Weeks y ferias de moda se han vuelto digitales o híbridas, video llamadas están en alta demanda, los diseñadores han tenido que salir de su zona de conforte para mantenerse vigentes y ya no aspiramos a complacer a los demás. Nuestro objetivo es obtener cualquier forma de comodidad (hola, pijama durante home office) y familiaridad.

La sociedad ha hecho que la moda se adapte a sus necesidades, entonces, ¿cuándo volveremos a tener un cambio de look en nuestro subconsciente?

Artículo anteriorOcho preguntas para evaluar la escalabilidad de tu empresa
Artículo siguienteSmiley: el robot vendedor de dulces
Licenciada en Negocios de la Moda y maestría en Administración de Empresas, ha sido Manager en Backstage de Panamá Fashion Week y en diversas marcas de moda de EUA, actualmente encabeza el área de Moda y Tendencia de Intermoda.