¿Qué siente una mujer al ser acosada? Hombres responden con VR

Cuartel Anti Acoso
Cuartel Anti Acoso

Imagínate que tienes 13 años y lo último que se te pasa por la mente es que pudieras llamar la atención de un hombre adulto en la calle. Vas por tu cuadra, la misma que conoces bien y en la que te sentías, hasta ese día, segura de ir a la tienda.

Entonces un hombre adulto te dice cosas que tu moral te impide repetir aún ahora. Y sientes miedo. Y nunca se te va a quitar ese miedo. Porque no fue una única experiencia. Si sólo se viviera una vez, quizá podría olvidarla y continuar como si nada. Pero seguí creciendo y los hombres desconocidos siguieron diciendo cosas a mi paso, chiflándome, haciendo sonidos, y los más “decentes” mirándome con indiscreción, de arriba abajo, fijamente, o en determinadas partes de mi cuerpo. En dos ocasiones, una a los 16 años y otra como a los 27 años, coches se acercaron a mí para ofrecerme “raite”.

Estoy hablando de toda una vida de anécdotas de acoso y hostigamiento callejero. Imagínate que tuve que construir mi vida alrededor de esa precaución. De cuidarme de pasar o no por ciertos lugares, de vestirme diferente si voy sola o acompañada a algún lugar. De estar siempre alerta de esos hombres que nunca sé de donde salen y que nunca sé si alguno dará un siguiente paso. No sólo hablo de lo desagradable que es y el sabor agrio que te deja escuchar las palabras mal llamadas “piropos”, sino que me he pregunto, ¿qué sería de mí si esos coches de los que me alejé rápidamente me hubieran obligado a subir? Si eres mujer, esto no te lo tienes que imaginar, es también algo que te pasa. Si eres hombre, imagínate.

Datos de ONU Mujeres confirman que una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido violencia física o sexual. De acuerdo con la investigadora María Elena Sandoval Pinto, el 81% de las mujeres de la ZMG mencionan haber sido acosadas. Lo que provoca en las mujeres sentimientos de vulnerabilidad e inseguridad en su día a día. Y menciona que “el acoso se trata de prácticas que se actúan para demostrar hombría, control y poder hacia las mujeres o hacia otros hombres, e imponer su voluntad y deseos”.  

El acoso callejero restringe a las mujeres la movilidad, atenta con nuestra libertad y modifica nuestra manera de disfrutar el espacio público a diferencia de los hombres. Pero cómo explico esto a un hombre. Como feminista, muchas veces me siento simplemente cansada. De luchar, de estar sobreinformada de este y otros temas que nos afectan por el simple hecho de ser mujeres, y me siento agobiada de que además se los tenga qué explicar a los hombres. Ya sea porque preguntan, ya sea porque combato algún tipo de machismo que me afecta o afecta a alguna amiga. Ellos son el otro casi 50% de la población, ¿por qué ellos no se dan cuenta de sus propias acciones?

El acoso callejero a través de la Realidad Virtual

En el 2017 se crea la iniciativa llamada “Cuartel Anti Acoso” con la finalidad de combatir el acoso callejero a través de la Realidad Virtual. En 2019 con la plataforma de Adagio, se realizaron 20 activaciones durante 3 meses en la Zona Metropolitana de Guadalajara, impactando a más de 1, 300 personas.

- Anuncio -

Gibrán Arizona, director de Adagio y creador de este proyecto, pensó en cómo él en su rol de hombre, podría ayudar en problemáticas sociales. Acercar la tecnología para aportar a la concientización bajo la inquietud de ¿cómo hacer para que el hombre sienta lo que siente la mujer al momento de ser acosadas? En la Realidad Virtual (VR) encontró su respuesta:

Así nace la idea de poner al hombre en los zapatos de una mujer que vive en su cotidianeidad este tipo de violencia, el hombre experimenta en primera persona situaciones comunes en la vida de las mujeres y descubre lo que es ser acosado en el tren eléctrico, en la parada del camión, en la oficina y hasta con el ciberacoso de tu propia pareja.

Después de la experiencia virtual los hombres están sensibles y abiertos a recibir la información, por lo que reciben un taller sobre Nuevas Masculinidades, impartido por la Red de Mujeres Jóvenes por la Democracia Paritaria.

“Notamos que el hombre no es consciente del acoso que viven las mujeres. Nosotros no sabemos lo que ustedes sienten, ahí el potencial de la Realidad Virtual”.

Gibrán Arizona

Dichas activaciones de campo se realizaron a la par de una encuesta de entrada y una de salida, en las que es interesante señalar que el 49.23% no se identifica como participante de algún tipo de acoso a alguien de manera consciente o inconsciente. Pero los resultados cambian después de que el hombre pasa por las tres etapas del proyecto, que son:

1) Sensibilizar a través de la experiencia de acoso vivida con Realidad Virtual.

2) Concientizar con el taller de Nuevas Masculinidades.

3) Re educar, que el usuario aprenda a identificar estas situaciones de conductas violentas hacia las mujeres para no volverlas a repetir.

“Haces participes a los hombres de opinar si han o no acosado alguna vez en su vida. Y yo te puedo decir que antes de ver la experiencia un hombre dice que no y después de ver la experiencia te dicen; chale sí, lo hice”.

Gibrán Arizona

La Realidad Virtual no necesita palabras

Y ahí estaba mi respuesta, hombres re-educados educando a hombres a través de una poderosa herramienta como lo es la Realidad Virtual, la cual al vivirla, no necesita palabras, o tantas palabras. De acuerdo con estadísticas proporcionadas por Adagio el 84% de los espectadores que experimentan Realidad Virtual, mantienen recuerdos de la causa a diferencia de ver un vídeo tradicional, donde sólo el 53% lo recordará.

A pesar de la gran conciencia social que demostró Gibrán Arizona en la entrevista y de tener los resultados del protocolo de investigación realizado, con lo cual lograron validar científicamente el proyecto de cómo la Realidad Virtual logra generar un cambio de conciencia positivo y aporta significativamente a la sensibilización de otros hombres sobre la situación de acoso que viven las mujeres, yo, llevé a un amigo a que se pusiera los lentes de lo que es ser mujer.

A lo que él mencionó: “veo los momentos (del acoso) y digo por qué nadie está volteando. Y en todos te estás sintiendo solo e impotente”. Justo como nosotras. Eso mismo sentimos, amigos.  

Fuente: Cuartel Anti Acoso

Actualmente a través del “Cuartel Anti Acoso” se ofrecen talleres al sector privado. Sensibilizan a empresas y oficinas en temas de acoso laboral. Puedes encontrarlos en sus redes sociales.

Artículo anteriorLa importancia de la protección de datos y derechos cibernéticos
Artículo siguiente¿Cómo es el mejor aeropuerto del mundo?
Literatura. Naturaleza. Meditación. Viajes. Música. Tortugas. Feminista. Prefiero los puntos que las comas.