Inicio Gamer El otro lado de los videojuegos: crunch en el desarrollo

El otro lado de los videojuegos: crunch en el desarrollo

Los videojuegos representan para los jugadores la oportunidad de conocer nuevos mundos y personajes, de explorar escenarios e incluso de personalizar nuestras experiencias; sin embargo, muchas veces olvidamos que detrás de éstos hay un equipo inmenso trabajando para que, como usuarios, podamos disfrutar al máximo.

La creación de un videojuego implica la participación de un equipo conformado por cientos de personas; sobre todo si estamos hablando de videojuegos grandes, con entornos detallados y diseños realistas. Estos equipos de trabajo que participan en la elaboración de títulos son determinantes para su buena recepción y funcionalidad. Sin embargo, en los últimos años se ha vuelto cada vez más común la presencia del crunch durante estos periodos de desarrollo en las compañías.

¿Qué es el crunch?

Se le conoce como crunch al proceso en el cual los trabajadores se someten a jornadas laborales extendidas y, muchas veces, sin descanso. Es común que el crunch tenga su punto más fuerte durante la fase final del desarrollo de un videojuego. En esta todo lo que se trabajó a lo largo de meses o incluso años comienza por fin a unirse, prepararse y ponerse a prueba; dando paso a la versión que llegará finalmente a los jugadores. Lo cierto es que éste puede presentarse en cualquier momento, dependiendo de la naturaleza de la historia del título hasta la organización del mismo.

Los momentos en los que el crunch invade a los desarrolladores de una manera más puntual tiene mucho que ver con el anuncio de un gameplay para un evento; cinemáticas que deben pulirse hasta alcanzar un funcionamiento óptimo con la menor cantidad de errores posibles, y que sirvan de presentación para un juego. Los desarrolladores deben someterse a un horario mayor a las 10 o 12 horas diarias de trabajo, en un círculo en el que olvidan necesidades básicas como comer, dormir o incluso ir al baño; desencadenando un desgaste cada vez mayor hacia un ritmo laboral exigente.

Las consecuencias del crunch

Actualmente el crunch es uno de los mayores fallos que ha invadido a la industria; son los mismos desarrolladores quienes se han encargado de hacer este problema visible a lo largo de los años. El crunch implica para ellos una desestabilización en su vida personal para dar prioridad a su compromiso laboral; lo que ha llevado a muchos a optar por abandonar las empresas que los vieron crecer.

Quizá el caso más reciente fue el de varios empleados de Naughty Dog que trabajaron en Uncharted 4; ellos decidieron renunciar después de las jornadas tan extremas a las que se vieron sometidos durante el desarrollo de The Last of Us Part II. Un tema tan sonado que incluso llegó a rumorar que ésta fue la razón principal por la que se filtró más de la mitad del gameplay. El rumor fue desmentido semanas después por Neil Druckmann, su director creativo, no sin antes disculparse ante el público y sus trabajadores por la presión laboral tan grande que sí sufrió gran parte de su equipo.

- Anuncio -

Sin embargo, las consecuencias por este abuso laboral ya han llegado a afectar directamente a los videojuegos en su reconocimiento ante las masas.

¿Cómo afecta esto a los videojuegos?

En el 2018 se llevó a cabo la premiación a Juego del Año, con excelentes títulos en competencia de los cuales destacaron God of War y Red Dead Redemption 2; este último siendo el gran contendiente a vencer y el favorito de muchos para llevarse el premio. Sin embargo, una vasta parte del púbico y de medios especializados consideraron que el triunfo de Red Dead Redemption no sería justo; esto ya que el desarrollo del juego tenía a sus espaldas un caso de crunch muy severo con quienes fueron parte de él.

El ganador de esa noche fue God of War y durante un tiempo se dijo que fue precisamente la polémica del abuso laboral en Rockstar la culpable de que el juego western más importante de la generación no se hiciera con el GOTY.

Ahora con el próximo lanzamiento de Cyberpunk 2077, uno de los videojuegos más esperados del año y el más ambicioso de CD Projekt Red; se ha abierto de nuevo el debate sobre la importancia de este problema en la industria y la necesidad de erradicarlo lo más pronto posible.

Esto sucede debido a las recientes declaraciones del director de CD Projekt, Adam Badowski. En ellas afirma que, pese haber prometido que el juego no sufriría de jornadas extras de trabajo para sus desarrolladores, ni siquiera en su fase final, ha tenido que retractar esas declaraciones; compartiendo con los usuarios la realidad temida que implica la cercanía de su lanzamiento: Cyberpunk 2077 entró oficialmente a una etapa de crunch obligatorio.

La razón es sencilla: el título estaba programado para estrenarse en abril de este año; sin embargo, tuvo que ser retrasado dos veces, haciendo su fecha definitiva de lanzamiento será este 19 de noviembre. Para la desarrolladora y el público, tener que retrasar de nueva cuenta el juego hubiera implicado una reestructuración en cuanto a su estrategia de salida. Esto sin mencionar la respuesta que hubiera tenido por parte de los usuarios la noticia de un retraso más hasta una fecha probablemente indefinida. Lo cierto es que, por más que CD Projekt declaró no someter a sus trabajadores a este ritmo laboral tan pesado, al final las cartas no jugaron a su favor y tuvieron que arrepentirse de sus palabras.

¿Qué se ha hecho para combatirlo?

- Anuncio -

El caso de Cyberpunk 2077 no es el primero y seguramente tampoco será el último en tener que recurrir a esta práctica que tanto daño hace a los desarrolladores de videojuegos.

Lo cierto es que, por más amor que tengas hacia el trabajo que realizas, el crunch no deja de ser una explotación laboral; en la que quienes salen perdiendo son siempre los equipos que se encargan de llevar a cabo la realización de un videojuego. CD Projekt parece empezar a entenderlo y, dentro de sus declaraciones, también garantizó que cada uno de ellos recibirá el pago que les corresponde por las horas extras que los trabajadores tuvieron que sufrir.

Rockstar también quiso aprender de su error y, después de la exposición mediática por los problemas con Red Dead Redemption 2, decidieron replantear sus estrategias internas. Donde ofrecen horarios flexibles y la posibilidad de encuestas anónimas que ayuden a identificar áreas de oportunidad para nuevos proyectos; así también, cursos de liderazgo para los jefes de área.

Por su parte, Naughty Dog optó por contratar un equipo de productores para tener una mejor comunicación entre el equipo creativo y los desarrolladores. Pues, como han manifestado varios ex-empleados, la falta de una comunicación clara entre empleados y directivos ha sido uno de los detonantes del crunching.

Estas estrategias complementan lo dicho por varios desarrolladores que han vivido de primera mano el crunch; coinciden en que la falta de un plan de trabajo adecuado, así como estimaciones a corto y mediano plazo sobre posibles complicaciones en aspectos centrales de los juegos, son elementos muy grandes a considerar para los estudios.

Si bien el crunch ya es bien conocido en el mundo de los videojuegos, para muchos trabajadores del medio puede representar una verdadera pesadilla; no sólo porque pone de por medio su estabilidad emocional y sus relaciones familiares y sociales, sino porque de ello depende su situación laboral también. Desarrolladores que dedican su vida a esta industria, por el amor tan grande que sienten por los videojuegos, pero que durante ese camino tienen que cumplir con exigencias que van más allá de lo que ellos mismos pueden soportar. Y que terminan por convertir lo que más aman en una tortura. Es aquí donde surge la reflexión sobre la importancia de cuidar a tus equipos de trabajo; y, hasta qué punto, la obsesión por el perfeccionismo en un proyecto deja de ser válida y se convierte en una amenaza.

Si te interesa saber más acerca del mundo de los videojuegos y todo lo que sucede detrás de ellos para lograr convertirse en experiencias inigualables para los jugadores, te recomendamos leer el libro Sangre, sudor y pixeles; donde el periodista americano Jason Schreier, aborda el tema del crunch dentro de la industria.

No olvides seguirnos en redes sociales y nos leemos en la próxima.

- Anuncio -
Elizabeth Citalán
Disfruto mucho el cine en todas sus formas. Eterna fanática del new wave y las primeras temporadas de Los Simpson.
1,302,838FansLike
24,400FollowersFollow
11,058FollowersFollow
18,700SubscribersSubscribe
- Anuncio -

Ultimas Entradas