¿Semillas distópicas en la Web 3?

imagen-web-3-distopia

Forrester Research, una firma de analistas, echó un vistazo a la Web 3.0, la palabra de moda que llega casi de la mano de metaverso, y NFT. Tecnologías impulsadas por blockchain. La conclusión de la firma resulta especialmente interesante al salirse de las opiniones muy populares que giran en torno a estas tecnologías.

El análisis de los documentos

La firma compartió una serie de documentos que evaluaron a la Web 3.0. El primero de ellos lleva como título “Web 3 y Web 3.0 son sinónimos hoy en día, pero esto no siempre fue cierto”. En dicho documento, señala que el término Web 3.0 se usó por vez primera en la década de 2000, usado indistintamente por la visión de Sir Tim Berners-Lee sobre una Web semántica.

En 2014, este término surgió por el cofundador de Ethereum, Gavin Wood, al sugerir que la cadena de bloques de Ethereum llegaría a convertirse en la base de una web descentralizada. Sin embargo, el término pasó al olvido hasta que en 2021, fue traído de regreso cuando la firma de capital de riesgo Andreessen Horowitz dijo “Ahora estamos en el comienzo de la era Web 3”.

Forrester, considera que muchas personas se apoyan de este término como si fuese un cajón de sastre para todo lo relacionado con la cadena de bloques, metaverso o NFT, donde casi de un día para otro, todos los proyectos relacionados con estas tecnologías se consideren como proyectos Web 3.

El segundo documento se titula “Web 3 promete un mejor futuro en línea, pero contiene las semillas de una pesadilla distópica”. Para argumentar su declaración, enlista los siete principios clave de la Web 3 y luego, revela dónde se encuentran estas semillas distópicas.

Algunos principios de la web 3.0

  1. Finanzas descentralizadas o DeFi. La firma considera que es buena idea, sin embargo, carece de protección al consumidor, mientras que la gestión de riesgos demanda la inspección del código que pocos pueden hacer.
  2. Organizaciones autónomas y descentralizadas. Cree que este principio no tiene base legal y trabaja bajo una suposición utópica donde todas las posibilidades pueden ser codificadas.
  3. Los usuarios poseen y controlan los datos, así como el contenido que generan. Argumenta que el concepto de propiedad es vago, donde la mayoría de los usuarios no están o no pueden tomar decisiones constantes sobre sus datos.

Entre algunos de los puntos que señala la firma en su estudio y que manifiesta su preocupación es sobre el dinero. Señala que las empresas de capital de riesgo en la actualidad están destinando miles de millones de dólares en la Web 3. Ante tal escenario, Forrest aconseja una extrema precaución al momento de considerar proyectos Web3. Aconseja a los ejecutivos comprender sobre quiénes son en realidad los beneficiados de estos proyectos y bajo qué moneda.

- Anuncio -
Artículo anteriorLas Pymes: el blanco favorito de los cibercriminales 
Artículo siguiente¿Apple y Meta entregaron datos de usuarios a hackers?
Somos el medio para el talento del mañana.