Cuando nos sumergimos en el mundo de las historietas, logramos adentrarnos y sentir placer al leer un cómic. Pero, la verdad es que no solemos pensar en lo que hay detrás de él. 

Y eso es completamente normal, no nos detendremos a analizar todo lo que consumimos. Pero, ¿qué tal si esta vez si nos detenemos a analizar esto?

Es fácil de percibir los problemas que tienen tanto los creadores de estas como los propios lectores; en el que se detecta con más facilidad la ilegalidad.

“Un traductor ilegal es un criminal. Un lector ilegal es cómplice. El autor coreano nunca quiere ser famoso por los webtoons ilegales. Nadie en el mundo quiere ser famoso por daños criminales.”

YD, creadora perteneciente a la plataforma Lezhin

Para poder adentrarnos a esto, debemos comentar que existen varios tipos de cómics, en los que destaca el manhwa (de origen coreano), manhua (chino) y el famoso manga (japonés).

Barreras internacionales 

Desde hace unos años, los amantes de los cómics de Asia han obtenido una mayor facilidad para consumir este material. Pero, esto no significa que un consumidor latino tenga los mismos beneficios a la hora de comprar que el de uno asiático.

Las opciones de compra que tiene un usuario que habita fuera del continente asiático son mucho más reducidas que uno dentro de. En México hay un catálogo muy limitado de mangas, por lo que resulta mejor revisar el catálogo español, que cuenta con muchas más series que el mexicano, pero aún así, es mucho más caro. 

Aunque el precio de un cómic físico en su país de origen, se podría considerar muchísimo más barato que en otro país, debido a que a este se le suma el envío y otras tarifas. También, se debe resaltar que las plataformas tienen precios más accesibles cuando son publicadas en su propio idioma.

Por lo anterior y muchas otras situaciones, como la falta de licencias a diferentes idiomas para saciar el deseo de los consumidores, los mismos seguidores buscan alternativas para poder seguir leyendo, sin restricciones.

Fuente: Panini México, la editorial de mangas líder en México.

La ilegalidad en el 2021

Sabemos que es muy difícil erradicar la ilegalidad en la actualidad, y lamentablemente este material de lectura no se encuentra exento.

Los creadores son los primeros en ser perjudicados, tanto económica como mentalmente sufren al descubrir que sus creaciones están siendo pirateadas.

Los creadores y seguidores buscan fomentar el consumo legal de este, pero pese a las campañas que los lectores crean en beneficio del autor, sigue existiendo la venta de productos no autorizadas de los cómics; como lo son las mismas versiones en físico, coleccionables entre otros.

“Cuando serialicé a BJ Alex, fui testigo de numerosos sitios ilegales y me sentí impotente. Los sitios ilegales son muy estresantes para mí. En realidad tiene un efecto negativo en mi salud mental. Nunca estuve disgustado con un idioma en particular. Es una pena que se interprete y se difunda así. No me gustan los usuarios ilegales de sitios de Corea o de cualquier país. Esto no es egoísta, es mi derecho.”

Mingwa, creadora de BJ Alex (Uno de los cómics del género boys love más famosos).

Lezhin, una plataforma surcoreana de comics muy popular, el cual ofrece en tres idiomas sus servicios; coreano, japonés e inglés, y próximamente en español. Se ha envuelto en una serie de problemas causados por la ilegalidad y debido a esto se ha visto obligado a tomar medidas de precaución con ayuda de la Interpol para poder proceder a denunciar a los sitios ilegales fuera de Corea del sur y no perder las ventas que se han minimizado por la distribución desleal.

El anterior caso solo es una de las múltiples estrategias de las empresas para lograr proteger a sus obras. Desgraciadamente, muchas de estas medidas no funcionan y los autores se ven obligados a abandonar sus cómics y cancelarlos.

Si no puedes solo, únete a ellos

Por otro lado, existen más creadores que permiten las traslaciones en otros idiomas debido a que sus trabajos no tienen esas traducciones pero ya cuentan con un público que lo desea. Siendo que los mismos fans sean los que ayudan a los autores a traducir sus trabajos. 

Fuente: Mo Dao Zu Shi, uno de los manhuas mas famosos del momento.

Todos los autores son completamente diferentes, lo que significa que la mayoría puede que tomen acciones legales y otros no. Sin embargo, la cantidad de artífices que trabajan en esta industria es tan extensa que nos podemos encontrar con un sinfín de actitudes y personalidades respecto a la ilegalidad.

No hay excusa para no apoyar 

En mi opinión es importante el siempre apoyar, también existen muchas plataformas que te permiten conseguir puntos gratis y así poder comprar capítulos para apoyar  al autor de manera gratuita, pero también existen plataformas como Webtoon en el que puedes leer gratis.

Creo que podría extenderme más y hablar sobre como es necesario el ayudar, pero al final en cada uno de nosotros queda la decisión, así que espero que si tienes la posibilidad de apoyarlos, elijas la mejor opción.  

Aquí te dejo un pequeño video sobre aplicaciones donde puedes leer legalmente para retribuir al autor.

Y tú; ¿Qué opinas sobre esto?

Artículo anteriorAsí nació la red de Talento: la historia de Talent Network, parte 1
Artículo siguienteFernando Muro: revolucionando la industria de la moda, parte 3
Fan de los libros, matcha y debatir. No me encuentro, porque me estoy creando.