El poder de la escucha activa para ayudar a los demás

el poder de la escucha activa

La escucha activa, es una poderosa herramienta que tiene el poder de ayudar a las personas en sus múltiples facetas en la vida. Contrario a lo que podría creerse, la retroalimentación (ya sea positiva como negativa) puede causar un efecto negativo en el rendimiento de las personas.

Una postura que se respalda con la investigación de Kluger, uno de los miembros de Harvard, hecha más de 20 años. En ella, se analizaron 607 experimentos que tenían como objetivo medir la efectividad de la retroalimentación.

Los resultados fueron sorprendentes. Descubrió que la retroalimentación, provocó que se disminuyera el rendimiento en el 38% de los casos. Cifra que fue igual tanto para la retroalimentación positiva como negativa. Lo que tuvo como consecuencia una modificación sobre cómo las personas se veían a sí mismas.

La retroalimentación

Por ello, se cree que la retroalimentación, ya sea positiva o negativa, resulta, en la mayoría de los casos contraproducente. Esto, debido a que les recuerda que el jefe es quién está a cargo y además es crítico. Lo que provoca que los subordinados experimenten situaciones de estrés o incluso, se manifiesten a la defensiva.

Ante esto, la escucha activa puede ser un gran aliado. En lugar de dar retroalimentación (que invita a modificar el comportamiento de las personas) se debe escuchar a las personas. Interactuar con ellas mediante diálogos y preguntas que les incentive a cambiar.

El poder de la escucha activa

Un experimento realizado por Harvard, encontró que los oradores con buenos oyentes, sintieron menos ansiedad, en comparación con los oradores con oyentes distraídos. Quienes manifestaron que deseaban compartir su actitud con otras personas.

El experimento contó con la participación de 112 estudiantes de pregrado. Se les pidió que se sentaran frente a frente y conversaran por cerca de 10 minutos. Mientras conversaban, aleatoriamente se enviaban mensajes de textos a los oyentes con el fin de distraerlos.

Fue así que descubrieron el poder de la escucha activa y el impacto que tienen las pequeñas distracciones en medio de una comunicación. Por lo que una de las claves para ejecutar una correcta escucha, está en eliminar, en la medida de lo posible, los distractores que puedan interferir en la comunicación.

Después, se debe escuchar y prestar atención a la persona que este hablando. Dejar que se exprese libremente y así obtener más información que nos ayude a entender su postura.

Las barreras al escuchar

A menudo, los líderes que ejercen una buena escucha, generan más confianza, satisfacción laboral e incluso, incrementan la creatividad de sus equipos. Entonces, si la escucha tiene tales efectos positivos, ¿Por qué se da tan poco en el ámbito laboral? Entre algunas de las razones que enlista Harvard son la pérdida en su ponencia, que la escucha requiere una inversión en tiempo y esfuerzo, y finalmente, un miedo al cambio.

Así que, para mejorar en este aspecto, es importante ejercitar la escucha activa y lograr, de esta forma, detonar su poder. Por ejemplo, prestar el 100% de nuestra atención al orador. No interrumpirlo mientras esté hablando. Evitar, en la medida de lo posible los juicios y evaluaciones. No sugerir una solución al problema. Hacer más preguntas positivas y, finalmente, reflejar nuestra escuchar. Hacer que la otra persona se haya sentido escuchada y entendida.

Un desafío, sí. Pero un interesante reto para integrar en nuestros propósitos de año nuevo, ¿no creen?

- Anuncio -