El yoga como aliado de nuestra salud

dane-wetton-AkSJQnem75Y-unsplash
dane-wetton-AkSJQnem75Y-unsplash

A lo largo de nuestras vidas, podemos llegar a padecer estrés, ansiedad, cambios de humor drásticos o sufrir de padecimientos más serios como depresión o ataques de pánico frecuentes.

Ahora que el 2020 se ha abalanzado sobre nosotros con fenómenos que no se habían visto en años; no es de sorprendernos que nos encontremos más sensibles y susceptibles a las circunstancias que nos rodean.

Salud mental y física

Sin embargo, nuestra salud mental y física puede darse un respiro tan sólo ejercitarnos con una práctica milenaria que, de igual manera, nos ayuda a fortalecer nuestra flexibilidad, tonificar músculos y aprender a respirar correctamente.

Recientemente en un artículo donde entrevistaban a la especialista en medicina complementaria e hipnosis, Camila Martínez, dijo que la mejor forma para hallar la resiliencia emocional es comenzar con nuevos hábitos y rutinas que nos ayuden al manejo diario del estrés. Para ello, nos recomienda realizar prácticas de yoga continuas de al menos 15 minutos.

La especialista comenta qué con tan solo enfocarnos un cuarto de hora en realizar este ejercicio, nuestra mente estará tan relajada que será equivalente a tomar 3 horas de un sueño placentero. Además de que el yoga no requiere mayor instrumental que el tapete mat y un espacio designado donde puedas estirarte y poner manos (y respiración) a la obra.

¿Cómo nos ayuda practicar yoga a nuestra salud emocional?

De acuerdo con la especialista en medicina integrativa y quirofísico, Greta Miramontes:

- Anuncio -

“El yoga trabaja en la respiración consiente, lo cual nos ayuda al mejor control de las emociones y sensaciones; gracias a este método nuestro cerebro se nutre mejor y ayuda a la circulación sanguínea. Asimismo, nos auxilia en la oxigenación de nuestras células favoreciendo a nuestro sistema inmunológico. Actualmente la neurociencia se está ocupando en difundirlo para una mejor salud tanto física, mental y emocional.”

Igualmente, ella nos comentaba que al practicar esta respiración consiente y relajada nos servirá de apoyo para mantenernos tranquilos en situaciones adversas manteniéndonos en un estado de coherencia.

También, conforme a los testimonios del Dra. Natalie Nevins, de la American Osteophatic Association, el yoga puede ser muy efectivo para desarrollar habilidades de afrontamiento y alcanzar una perspectiva más positiva de la vida haciendo frente a las consecuencias del estrés como: dolor de espalda o cuello, problemas para dormir, dolores de cabeza, abuso de drogas y la incapacidad para concentrarse.

En general de acuerdo con el Dra. Nevins y la quirofísico Greta Miramontes practicar regularmente yoga, crea claridad mental y tranquilidad, aumenta la conciencia del cuerpo, alivia los patrones de estrés crónico, relaja la mente, centra la atención; y agudiza la concentración gracias los múltiples beneficios que tiene en nuestro sistema nervioso.

¿Pero hablando de beneficios físicos?

No importa si eres un atleta consumado, eres principiante en el mundo del fitness o sólo buscas mantenerte en forma. Hay muchísimos beneficios físicos que nos harán estar saludables y vernos (y sentirnos) radiantes.

Conforme a la American Osteophatic Association, las ventajas de la practica constante del yoga incluyen:

  • Mayor flexibilidad
  • Aumento de la fuerza
  • Tonificación de la musculatura
  • Fortalecimiento del sistema respiratorio
  • Perdida de grasa corporal
  • Disminución de dolores crónicos de lumbar o migrañas
  • Ayuda a disminuir lesiones y tener mejor rendimiento deportivo.

También es una gran terapía para tratar otras enfermedades o condiciones médicas como la artritis y el síndrome del túnel carpiano.

El yoga en tiempos modernos

Si queríamos ir a practicar yoga, solíamos ir a lugares o estudios designados. Muchas veces ubicados en colonias donde abundaban los “intelectuales” y podrían cobrar cantidades exorbitantes por sólo una sesión.

Debido a la gran demanda y beneficios que nos ofrece el yoga, hoy en día practicarlo es más sencillo gracias a la world wide web y los canales de distribución tecnológicos, como las redes sociales o incluso las nuevas plataformas streaming de yoga que incluyen clases en vivo o pregrabadas con maestros internacionales certificados, contenidos nuevos que actualizan diariamente y claro, la gran ventaja de que puedes llevar a tu coach a cualquier lado, sin importar si vas de viaje o tomas unas vacaciones. Estas rutinas están disponibles las 24 horas del día, los 365 días del año.

Los grandes aciertos de la distribución tecnológica del arte del yoga es que ahora la clase se adapta al nivel del interesado y no al revés. Además de que encontramos rápidamente soluciones que pueden ayudarnos a aprender de una manera más sencilla acoplándose a nuestro ritmo de aprendizaje sin importar si somos principiantes, intermedios o avanzados.

Gracias a la cercanía que nos permite tener la tecnología no hay pretexto para no empezar un nuevo y sano hobbie que nos puede ayudar en tiempos de crisis (o confinamiento).

- Anuncio -
Artículo anteriorCómo usar Zoom: guía rápida
Artículo siguiente¿Cómo pasar de ser un emprendedor a un CEO?
Licenciada en Administración de Negocios de la Comunicación y Entretenimiento, publirrelacionista, fotógrafa amateur, seriéfila de corazón, fanática de la cultura mexicana, los dinosaurios y petlover pescetariana.