Inicio Imperdible Especial Día de Muertos Estamos muriendo a cada instante

Estamos muriendo a cada instante

La primera vez que vi la rueda del samsara o la rueda de la vida, tuve miedo.

Hasta ese momento la muerte para mí era algo como ir al cielo con Dios y ya. Eso no me provocaba realmente angustia alguna. Y aunque tenía mis dudas sobre esa creencia, si algo podría decir es que no era un tema inquietante. Hasta que supe que en el samsara que significa “vagabundear por el sufrimiento”, dentro del hinduismo, el budismo y el jainismo parece que hay “mucha vida” después de la muerte. Pues, todavía quedan bastantes cosas qué hacer, sólo se cambia de plano para en algún punto regresar a este a través de la reencarnación. Vaya que eso sí me pre-ocupó. Lo digo en serio.

Primero por la imagen. Pues encontré un dibujo del tamaño de una pared completa (lo vi en un centro de meditación), donde había un gallo, una víbora y un cerdo mordiéndose la cola entre sí. Luego un circulo negro y otro blanco con hombres desnudos cayendo de cabeza por un lado. Más figuras, personas azotadas por demonios, una mujer con una lanza clavada en el ojo, mujeres pariendo, dragones, ángeles…¿Qué estaba viendo?

Vagabundear por el sufrimiento

Para la tradición budista el samsara es un proceso de muerte y renacimiento por lo que todo ser debe atravesar hasta llegar a la iluminación. Esta sucederá en algún momento, en alguna vida, en un giro muy específico de la rueda, lograrás al fin pararla. La rueda gira múltiples veces para todos hasta que cesa el ego y ocurre el despertar rompiendo la cadena de nacimientos y muertes.

Lo complicado de salir o avanzar en esta rueda, es el ego. Y todos los conflictos que creamos por él. Si te interesa saber más sobre la rueda de la vida, en el siguiente vídeo se explican de forma didáctica sus elementos.

Pero para escuelas dentro del Budismo como el Zen, la rueda del samsara es nuestro día a día. Ocurre en una sola vida. Pues en todo momento estamos “renaciendo” a través de la impermanencia, cada mañana al despertar, al identificar el “yo”. Todo suceso es inmediato al siguiente, como en la rueda. Así: “estamos muriendo a cada instante y, potencialmente, podríamos parar todo el pasado en cualquier momento y renacer como un ser de actitudes diferentes si realmente lo quisiéramos”, de acuerdo con Varela.

¿Cómo estar vivos?

- Anuncio -

Nada podemos hacer acerca del pasado, nada podemos hacer para eliminar los actos de las otras personas, no hay nada qué hacer con las situaciones externas. El único lugar donde tengo poder es en mí, el único tiempo en el que existo es hoy. ¿Cómo uno está vivo dentro de su propia vida? ¿Estamos conectados al hoy? ¿A nuestros sentidos, a nuestros pensamientos? ¿Estamos realmente viviendo la vida?

La única forma, dicen las tradiciones budistas, es a través de la presencia plena.

Hazte sinceramente esta pregunta: ¿si hoy te murieras, morirías feliz? Yo te comparto mi respuesta: no.

Conciencia

Últimamente he puesto atención a propósito de la cantidad de “chismes” de personas que de repente me cuentan. No me importan, o creo que no me importan, pero escucho. Y me pregunto el por qué la persona le designa atención (saber el chisme) y tiempo (compartir el chisme) a la vida de otras personas. Y creo que es sólo darse cuenta que lo hacemos por no querer prestar atención a la propia. Utilizamos lo que le pasa a alguien más como una distracción de lo que nos pasa a nosotros.

De esta manera no estamos conscientes de nuestra vida, estamos atentos a lo externo. El ejemplo que di, es sólo un ejemplo que me parece común, pero puedes aplicarlo a cualquier cosa o situación a que le prestes atención de manera habitual y que no te esté aportando ningún bienestar y donde sientas que encaja perfecto la pregunta: ¿y a mí qué?

Entonces el primer paso es hacernos conscientes que no estamos conscientes.

Reconozcamos nuestros patrones que nos dañan, lo que nosotros mismos nos hacemos cada día. Una vez reconocido, aceptemos que estamos ahí. Tomemos responsabilidad, nadie nos hace daño, nosotros permitimos ese daño. Identifica y trabaja en ti. El cómo es una respuesta que te toca trabajar solo. Hay recomendaciones, por supuesto, aquí te dejo algunas.

- Anuncio -

Pero recuerda que el origen de mis problemas (aunque parezca que es el mismo problema, por ejemplo, la ansiedad) es diferente al del otro. Así que no nos funcionará necesariamente la misma solución, hay que buscar dentro. Pero créeme estar en el camino, estar conscientes de dónde estamos y querer trabajar en nosotros, ya es un primer paso que no muchos se atreven a dar.

Usa tus sentidos

Parece el consejo más simple del mundo, pero independientemente del paso que des acuérdate que tienes un cuerpo, ¿cuántas veces al día piensas que estás respirando? Haz conciencia sensorial la mayor cantidad de veces que puedas al día. Oye, ve, saborea, huele y toca. Utiliza tus sentidos físicos, mientras tengas un cuerpo físico.

Según Varela: “Los meditadores a menudo declaran que en la práctica de la conciencia alerta descubren por primera vez en qué consiste experimentar una sensación”.

Nacer, morir, ¿volver a nacer?

La última rueda del samsara nos dice cómo salir de la rueda. Contiene un anillo que muestra doce vínculos, que se encadena cada uno con los anteriores reinos a manera de causa y efecto. Nos habla de que nuestras acciones producen Karma y esto nos impide salir. Por lo que llegado a este punto, volvemos a nacer.

La realidad es que no lo sabemos oficialmente. Los budistas dicen saberlo y es cuestión entonces de que cada quien lo crea o no. Yo, te comparto que lo creo. Pero más que preocuparme por la rueda de la vida y cuándo o cómo saldré de ella, más que pensar en mi siguiente encarnación, pienso en esta.

Todos los días me pregunto desde hace un buen tiempo, ¿qué hago con ella? ¿qué estoy haciendo con mi vida? Pues la vida sigue, y hasta el día de hoy yo sigo en ella. ¿Cómo quiero transitarla? Bueno, sigo en el camino hasta un día poder responder afirmativamente a la pregunta:

¿Si hoy te murieras, morirías feliz?

- Anuncio -
Graciela Sandoval
Literatura. Naturaleza. Meditación. Viajes. Música. Tortugas. Feminista. Prefiero los puntos que las comas. Tengo ganas de hacer una maestría. Lo demás, me parece lo de menos.
1,302,838FansLike
24,400FollowersFollow
11,253FollowersFollow
20,100SubscribersSubscribe
- Anuncio -

Ultimas Entradas