Katalin Karikó, la científica que descubrió la clave contra la COVID-19

Katalin Karikó, pasó 40 años trabajando en el anonimato, desarrollando avances clave que hoy son la base para las dos principales vacunas contra la COVID-19, las de Moderna y BioNtech, que se están aplicando alrededor del mundo.

Durante la década de los noventa, nadie apoyaba la idea de la bioquímica húngara Karikó; de hacer vacunas y tratamientos basados en la molécula del ARN. La razón, porque era una propuesta muy avanzada para su época.

“Recibía una carta de rechazo tras otra de instituciones y compañías farmacéuticas cuando les pedía dinero para desarrollar esta idea.”

— Karikó en una entrevista para el diario EL PAÍS

Tradicionalmente, las vacunas contienen el patógeno atenuado o una parte de él. Para que nuestro sistema inmune pueda protegernos.

Pero las vacunas de la covid, operan de forma distinta. En su lugar, contienen una molécula del ARN mensajero con instrucciones para que nuestras células produzcan la proteína espiral del virus. De esta forma, si el virus entra a nuestro cuerpo, el sistema inmune lo puede reconocer y eliminar.

El comienzo de los hallazgos

El ARN es una molécula sin la cual la vida no existiría. Es el encargado de entrar en el núcleo de nuestras células, leer la información que contiene el libro de instrucciones de la vida, el ADN, y salir con la receta para producir las proteínas que nuestro cuerpo necesita.

En la década de los noventas, Karikó quería usar las células del propio enfermo para que fabricaran la proteína que les curaría inyectándoles un pequeño mensaje de ARN. Pero en aquel entonces, se utilizaba la terapia genética.

La terapia genética se basaba en cambiar el ADN de forma permanente para corregir enfermedades. Lo que después comenzó a relativizarse cuando quedó demostrado que modificar el ADN, puede ocasionar mutaciones letales.

Al comienzo, las vacunas de ARN generaban dudas. En las pruebas que se hacían, solo tenían efecto en unos casos. Presentado dos problemas que parecían irresolubles; no producir suficiente proteína y el ARN mensajero podía generar una potente inflamación causada por el sistema inmune, pensado que el ARN introducido era un virus.

La trayectoria de la vacuna del ARN mensajero

A principios de la década 2000, Karikó seguía acumulando rechazos, ahora como investigadora de la Universidad de Pensilvania. Hasta que un día se encontró con el Dr. Drew Weissman. Un científico recién llegado que venía del equipo del Dr. Anthony Fauci, una eminencia en VIH y que en la actualidad dirige el instituto público que ha desarrollado la vacuna junto a Moderna.

Weissman buscaba la vacuna contra el virus del sida y acogió a Karikó en su laboratorio para intentarlo con ARN mensajero.

En 2005, descubrieron que podían evitar la inflamación, tan solo modificando una letra en la secuencia genética del ARN.

““Ese cambio de uridina a pseudouridina permitiría que no se generara una respuesta inmune exagerada y además facilitaba la producción de proteínas en grandes cantidades.”

— Añadió Karikó

Pero lamentablemente su trabajo volvió a ser ignorado. Esta vez, ambos científicos patentaron sus técnicas para crear el ARN modificado. Pero la Universidad de Pensilvania al querer dinero rápido, las vendió a la empresa Cellscript con un valor de 300.000 dólares.

En 2010, la empresa ModeRNA fundada por un grupo de investigadores de EE UU, compró los derechos de las patentes de Karikó y Weissman. El nombre de esta empresa viene de un acrónimo de ARN mensajero.

Tan sólo unos años después, sin todavía publicar estudios científicos, recibieron cientos de millones de dólares de capital privado, incluidos 420 millones de dólares de Astrazeneca. Bajo la promesa de tratar enfermedades infecciosas con ARN mensajero.

Casi al mismo tiempo, dos científicos de origen turco, que fundaron una pequeña empresa alemana de nombre BioNtech, adquirieron varias de las patentes sobre ARN modificado de Karikó y Weissman para el desarrollo de vacunas contra el cáncer.

En 2013, después de casi 40 años de trabajar en completo anonimato, Karikó fue fichada por BioNtech. Empresa de la que actualmente es vicepresidenta.

En los 90, las investigaciones de Karikó le costaron su puesto en la facultad

La vacuna de ARN mensajero contra la covid

En la actualidad, las vacunas de Moderna y BioNtech desarrolladas junto a Pfizer, han demostrado una eficacia de al menos el 94%.

“La vacuna protege apenas 10 días después de la primera dosis, cuando la protección es de 88,9%. Con la segunda dosis aumenta un 95%.”

— Dijo Karikó

 

Un hallazgo importante, es que se ha extraído sangre de las personas vacunadas en los ensayos clínicos y se han creado réplicas de todas las variantes del coronavirus que hay en el mundo. La sangre de estos pacientes, que contienen anticuerpos, ha sido capaz de neutralizar 20 variantes mutadas del virus.

Aunque estas vacunas se presentan como una solución bastante innovadora, no deja de generar dudas, debido a que nunca se había aprobado una vacuna basada en ARN.

La disputa del premio Nobel de Química

A finales de 2020, Derrick Rossi, uno de los fundadores de Moderna, dijo a la revista STAT que Karikó y Weissman deberían recibir el premio Nobel de Química. Una postura que apoya su socio co-fundador, Kenneth Chien. Biólogo cardiovascular del Instituto Karolinska en Suecia.

Pero en toda historia asombrosa como esta, no todo puede ser tan dulce. Karikó tiene adversarios que discuten la importancia de su trabajo. Por ejemplo, Hans-Georg Rammensee, inmunólogo de la Universidad de Tubinga; quien explica que su equipo demostró en 2000, que una inyección de ARN sin modificar generaba una respuesta inmune positiva en ratones.

“En los últimos 40 años no he tenido ni una recompensa a mi trabajo, ni siquiera una palmadita en la espalda. No lo necesito. Sé lo que hago. Sé que esto era importante y soy demasiado vieja para cambiar.”

— Concluyó Krikó para el diario EL PAÍS

Ahora que ha bajado la amenaza de la pandemia, quiere desarrollar una vacuna contra el cancer. Dijo para euronews (en español).

¿Te gustaría leer más contenidos como este antes que nadie? Suscríbete al newsletter de Talent Republic y recibe en tu correo el mejor contenido. Es gratis.

- Anuncio -
Artículo anteriorNuevas propuestas EdTech en plataformas educativas
Artículo siguienteSecret Invasion, todo sobre la nueva serie de Marvel
Apasionado del emprendimiento de alto impacto, las historias inspiradoras y todo lo relacionado al mundo digital. Disfruto de la lectura que invita a la reflexión.