Tecnología y ambiente: ¿se apoyan o se enfrentan?

La tecnología es la prueba viviente de la existencia y evolución del ser humano en la faz de la Tierra. Pero, ¿cómo?, ¿si la tecnología la ha inventado y perfeccionado la humanidad? Precisamente, por eso es que a través de ella se pueden ver y conocer los caminos que le permitieron al ser humano llegar a ser lo que es hoy; dejando de ser un mono, logrando caminar de forma erguida, para así escapar de las cadenas que lo ataban al bosque.

Todo comenzó cuando este personaje hizo el descubrimiento más grande de todos los tiempos, logró domar uno de los cuatro elementos de la tierra; EL FUEGO. Este gran hallazgo le dio una ventaja al homo sobre todos los demás animales; lo posicionó en lo más alto de la cadena alimenticia. El homo dejó de ser presa para convertirse en cazador.

Desde entonces el desarrollo del humano ha sido impulsado por el fuego. Este ha sido su principal arma para evolucionar tecnológicamente, dándole poder para moldear su entorno a su convicción.

Entonces, ¿los humanos son una especie del fuego?

Pues…sí, el ser humano ha utilizado el fuego para todo, desde que lo descubrió. En un principio para cocinar sus alimentos, lo cual le dio una ventaja evolutiva. Descubrió el mundo moderno en la edad de los metales y después vino la revolución industrial, fue el boom de todo; máquinas de vapor, locomotoras. Fue la puerta a la modernidad, la industrialización, la tecnología, el confort, etc. Ahí es cuando la humanidad empezó a confiar en ella misma; empezó a creer en la ciencia, la ingeniería, las matemáticas, el poder llegar el cielo e ir cada vez más rápido, más alto y más lejos.

El fuego ha sido el principal impulsor de la tecnología, en un principio usando el carbón vegetal, después vino la pólvora, el carbón, la extracción de combustibles fósiles y con ello, llegó la movilidad. Ahora transportar personas y mercancía era mucho más fácil y más rápido, ya no existía el mismo límite en las distancias.

La extracción de petróleo trajo la electrificación y con ello la propagación del conocimiento a una sociedad que por mucho tiempo vivió en la obscuridad; pero que ahora abre su refrigerador y hay más luz de la que una casa promedio tenía en el siglo XIX, para impulsar los cohetes que han llevado al ser humano más allá de la Tierra, rompiendo sus propios límites. Y ahora la fusión nuclear, descubrir como las estrellas transforman materia en energía, ya no más CO2 y energía libre e inagotable al alcance de la mano del humano.

- Anuncio -

Con la tecnología, el desarrollo de la raza humana ha sido de forma exponencial y le ha brindado comodidad y libertad al ser humano. Pero:

El uso de los recursos se ha explotado de forma irracional, la vida moderna de ahora ya no complementa la naturaleza, sino que lucha contra ella.

Esta constante lucha le está costando muy caro a la humanidad, el ambiente se está cobrando en calidad de vida.

¿Ambiente y tecnología pueden coexistir en un mismo espacio?

Actualmente ha sido difícil que estos dos campos (tecnología y ambiente) se consoliden en un mismo espacio, sin embargo, no es imposible.

Los primeros indicios de preocupación de la mancha tecnológica que se expandía en el ambiente surgieron en 1807. Ahí comienzan los primeros cuestionamientos del impacto de la tecnología en el medio. Estos ideales de consolidar la relación tecnología-ambiente se reafirmaron en la Cumbre de la Tierra en Brasil de 1990.

Este siglo ha sido en el que más notorio se ha hecho el interés de la protección del ambiente, principalmente por parte de los países desarrollados; enfocándose en los planes ambientales que están llevando a cabo las industrias para contrarrestar los efectos negativos que aportan al deterioro del ambiente.

¿La tecnología puede ayudar a combatir el deterioro del ambiente?

La tecnología es un arma muy poderosa que le ha ofrecido a la humanidad la idea de que el ser humano puede crear un nuevo mundo material y mejorar su entorno. El enfoque que se le dé a esta arma puede destruir o contribuir a la preservación, conservación y mejora integral del ambiente a corto plazo.

La tecnología debe ser parte de la solución y no del problema, comenzar a innovar bajo un pensamiento ecológico con el cual se cuestione ¿la modernidad?, desde un punto crítico, reflexivo y creativo; servirá para que el desarrollo tome caminos hacia un futuro sostenible que contemple el cuidado del ambiente como una prioridad y no un complemento.

Artículo anteriorTodo sobre el turismo de cruceros: historia y apogeo
Artículo siguienteMarvel anuncia las fechas de sus próximos estrenos
Ingeniera en Sistemas Energéticos Sustentables. Interés por la soberanía y seguridad alimentaria. Apasionada por lo huertos agroecológicos. Activista por el ambiente. En pro de la ciencia y la tecnología.