¿Qué es afantansía?

afantasia-imagenes-mentales

La extraña alteración mental que impide a las personas crear imágenes mentales

Afantasía, es el término que hace referencia a la incapacidad de las personas en visualizar imágenes mentales. Fue acuñado por vez primera por el célebre Francis Galton a finales del siglo XIX. Sin embargo, poco después pasó al olvido hasta popularizarse de nueva cuenta en 2016.

Por si te lo perdiste: La inteligencia artificial y la creatividad para humanizar

Explorando la afantasía

Corría el año de 1880 cuando Sir Francis Galton (1822 – 1911), considerado como el pionero en el uso de la estadística en psicología e ideas eugenésicas, publicó resultados de un estudio psicométrico sobre las diferencias individuales sobre la capacidad de generar imágenes mentales.

En el siglo XIX la investigación en torno a este fenómeno fue escasa. Mucho tiempo después, a inicios de la década 2010’s nuevos estudios del equipo de Adam Zeman (2010, 2015) así como otras personalidades como Blake Ross, trajeron el término afatasía.

Sin embargo, pese a las recientes investigaciones, aún no se obtienen suficientes datos. Partiendo con la data existente, tenemos que entre un 2,1% y 2,7% de la población en general es incapaz de producir imágenes mentales. Es justamente este fenómeno al que se le denomina afantasía. No obstante, esta alteración parece estar más presente en varones, aunque no es posible confirmarlo.

Se tiene la creencia que la afantasía puede estar neurológicamente asociada con la sinestesia y la prosopagnosia congénita. Es decir, que consiste en una marcada dificultad para reconocer a personas por su rostro. Las personas con sinestesia, suelen obtener puntuaciones muy elevadas en test de visualización, con un efecto contrario en casos de prosopagnosia.

Quizá te interese: La creatividad como herramienta para autodescubrirte

¿Qué sabemos de la afantasía?

El equipo de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido, liderado por Adam Zeman (2010), acuño por primera vez el término afatasía. Los autores publicaron un artículo abordando el caso de MX. Este hombre refería una perdida de la capacidad visual resultado de una angioplastia coronaria.

Dado lo anterior, Zeman y su equipo lograron aumentar la concienciación sobre la afantasía con un segundo texto hablando sobre el tema (2015). En esta ocasión, el equipo de Exeter se basó en las aportaciones mediante cuestionamientos de 21 personas que los habían contactado tras leer el artículo e identificarse bajo la descripción “ceguera imaginativa”.

El estudio reveló que existen diversos grados y formas de presentación de este fenómeno. Como resultado, las personas son incapaces de generar imágenes visuales voluntariamente más si pueden experimentarlas de forma espontánea. Ya sea en la vigilia o el sueño.

Es así que la interferencia de la afantasía en la vida de quienes la padecen parece que es generalmente limitada. ¿Habías escuchado algo sobre este término?

- Anuncio -