Escribir nos ayuda a procesar emociones e ideas que nuestros corazones no pueden procesar tan fácil.

El papel se convierte en el mejor amigo de cualquiera que necesite ser escuchado o comprendido, cuando va de la mano de pluma y de los obstáculos que no dejan descansar a nuestros corazones y mentes.

Hoy en día, una de las terapias psicológicas más fáciles y baratas, es el escribir.

Pero ¿cómo comienza uno? En los siguientes párrafos te propongo tres pasos para que comiences a vivir una vida más plena con la ayuda de una libreta y una pluma.

1. Comienza con un cómodo lugar y tiempo libre

Es muy importante saber que estás cómodo con el lugar donde escribirás. Ya que las emociones podrán fluir mejor en un lugar donde nadie te moleste. Quizás prefieras escuchar música mientras haces este pequeño ejercicio o estar completamente en silencio. Adecua tu espacio y ambiente para que sean agradables, así las palabras llegarán con facilidad.

Si es de las primeras veces que te sientas a escribir, te invito a que dejes las presiones de lado. No te exijas a completar hojas y hojas con lo que tienes en mente. El papel será tu lugar seguro, sin presiones y con mucha compasión. Recuerda que si no te gusta lo que escribes, siempre está la posibilidad de borrar el contenido de lo que has redactado.

- Anuncio -

2. Hazte una entrevista, las preguntas serán tus mejores amigas

Las preguntas son un elemento de inspiración. ¿Qué le preguntarías a un buen amigo cuando la está pasando mal? Quizás, ¿cómo se siente? o, ¿qué sucedió para que la esté pasándola mal? Puedes investigar un poco de las emociones que existen, ya que muchas veces no nos percatamos de la gran gama de sentimientos que experimentamos.

Una tabla periódica de emociones te puede ayudar a identificar qué es lo que sientes. Puedes redactar cómo te sientes físicamente primero y después profundizar cuáles son las ideas que se te vienen a la mente al sentir esa emoción. Recuerda que en este tipo de ejercicios es importante jugar a ser investigadores, por qué muchas veces, aunque vivimos en nuestras cabezas no somos conscientes de la cantidad de ideas que tenemos y que muchas de esas ideas son las causantes de nuestras percepciones y por ende de nuestras emociones.

Los cuentos que nos contamos son causantes de las emociones que sentimos.

“Si cambias el pensamiento la emoción cambia”

Otra manera de utilizar las preguntas para este tipo de ejercicio es si por ejemplo, lo estás haciendo al inicio del día, puedes escribir cuál es la intención de tu día. Responder a preguntas como: ¿cómo quiero sentirme este día?, ¿cómo puedo hacer que sea un buen día?

3. No hay una única manera de escribir, sé flexible

Cada persona es un mundo, por lo tanto, cada manera de escribir y de expresarnos es diferente. Quizás haya similitudes en el proceso para sacar lo que tanto nos acongoja. Lo más importante es hacerlo, escribir sin importar que lo que escribamos no tenga sentido o no sea comprendido.

Pero empezar es lo fundamental para poder encontrar esas pistas que te llevarán a encontrar la paz que llevas dentro. Ya que, todos tenemos dentro las respuestas a las preguntas que tanto nos hacemos.

Para conocernos es importante exponernos a hacer diferentes actividades que nos permitan saber cuáles son las luces que nos hacen brillan, así como cuáles son las sombras a las que les tememos.

Conclusión

Escribir es una de las artes, que en lo personal, me ha ayudado a conocer mi esencia y la raíz de muchos de mis problemas. Redactar hojas y hojas que nunca juzgarán mis pensamientos más locos, hacen que las palabras transformen el pesado sentir de mi corazón.

Escribe, que una vez que esté en papel, eso que tanto te duele no te pesará como lo hacía antes. Escribir le quita el poder a lo que nos atormenta. Así que te invito que confíes en el papel y la pluma, que son sabios con grandes poderes que muchos de nosotros hemos llegado a conocer.

Escribir le quita el poder a lo que nos atormenta

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí