Encuentra la armonía contigo mismo con la meditación

Meditación
Meditación - Matteo Di Iorio - Unsplash

Seguramente has escuchado acerca de la meditación y sus múltiples beneficios que tiene para nuestra salud mental y emocional.

Erróneamente, muchas personas la relacionan con una práctica exclusiva de creencias orientales.

Este ejercicio puede ser practicado por todo aquel interesado en fortalecer su conciencia y confortar su “yo” interno.

La meditación es un ejercicio ideal para conectar con tu interior y subconsciente en tanto relajas tu mente de los pensamientos obsesivos, el estrés diario, ataques de ansiedad o para darte un apapacho de amor propio, mientras te concentras en tus sentimientos y sensaciones con el espacio o ambiente que te rodea.

Si estas buscando iniciarte en la práctica de la meditación, aquí te dejamos 7 consejos para superar los problemas más comunes de los principiantes.

Comienza con poco tiempo (5 a 7 minutos)

Si tu mente es muy dispersa, incluso 3 minutos serán suficientes. Para comenzar a meditar te recomendamos el enfocarte en tu respiración. Inicia haciendo de 3 a 5 respiraciones profundas, inhalando y exhalando rítmicamente, posteriormente normaliza el ritmo y observa el ritmo en tu interior, sin juzgarlo o cambiarlo preguntándote a ti mismo ¿qué sensación me general el aire cuando entra por la nariz? ¿cómo describo la sensación del aire a través de la garganta? ¿mi abdomen se mueve al ritmo de la respiración?

Ten una postura adecuada

Generalmente, se cree que la meditación se debe hacer con la postura de la flor de loto, cruzando nuestras piernas y con las manos sobre las rodillas.

- Anuncio -

Aunque varios gurús y experimentados en la meditación prefieren meditar de esta manera, es un mito que es la única manera de hacerlo, incluso si acabas de despertar, te sientes cansado o sientes algún dolor físico, puedes optar por hacerlo acostado.

La postura perfecta no existe, pero si hay varios puntos que debemos de tomar en cuenta para alinear nuestro cuerpo si vamos a empezar a meditar:

  1. Acostado o sentado, deberás estar derecho y cómodo, lo principal es que la columna vertebral se encuentre recta, sin que esta se encorve, por lo cual no importa si estas en una cama, sentado en una silla, almohada, o en un sofá. Lo importante es mantener una postura correcta.
  2. La coronilla debe apuntar al cielo, sobre todo para darle estabilidad a nuestro cuello y que este no se canse del peso de la cabeza.
  3. Mantén una postura cómoda que evite que realices movimientos corporales. Cuando nos movemos durante la meditación, salimos del trance meditativo ya que cuerpo y mente están conectados.

Relaja tu rostro y tu cuerpo

Cuando inicies la meditación, haz un rápido pero profundo escáner corporal para verificar que todos los músculos estén relajados. Lo recomendable es empezar desde los pies a la cabeza, siendo esta ultima parte la más importante y donde pondrás más atención.

Para relajar la cabeza y la mente, guíate por el ritmo de tu respiración, si has hecho el escáner corporal correctamente y tu postura es correcta, automáticamente tu respiración sin importar si es profunda o superficial estará más calmada, lo cual ayudara a ir tranquilizando paso a paso nuestra la mente, por otro lado, cuando llegamos a escanear el rostro, debemos relajarlo y quedarnos sin expresión, aunque puedes hacer una leve sonrisa, es preferible dejar la cara inexpresiva para evitar el trabajo en los músculos.

Finalmente dejaremos el punto de entre cejas para el final, siendo este el principal foco de tensión de todo el cuerpo. Enfócate en ello y suelta toda tensión muscular de esta parte.

No seas duro contigo mismo

Cuando nos iniciamos en la meditación, creemos que debemos dejar la mente callada, es decir sin pensamientos.

La mente por sí misma es muy inquieta, por lo cual, lograr dejarla en blanco requiere de tiempo y comprensión. Si tienes muchos pensamientos, deja que estos fluyan, no te obsesiones con ellos, visualízalos desde tu interior como si fueran nubes transitorias.

No tienes que meditar en silencio

Aunque hay varias meditaciones que incluyen un lugar tranquilo y silencioso, sabemos que por el ritmo de vida que llevamos a veces esto no es posible, para estas circunstancias, puedes optar por hacer una meditación como un escucha observador.

Para esta clase de práctica meditativa, después de hacer los pasos mencionados anteriormente, solo deberás enfocarte en los sonidos que te rodean, sin indagar en ellos. Por ejemplo, si escuchas una motocicleta, no pienses ¿cuál será la motocicleta?, ¿dónde estará?, ¿habrá mucho transito?, solo escucha y presta atención al detalle.

Este ejercicio puedes hacerlo de 3 a 7 minutos si eres principiante.

Haz de la meditación un hábito

Como si iniciaras un deporte, la meditación necesita ser practicada con constancia y dedicación. Establece horarios de acuerdo a tu ritmo de vida, además, ¡puedes ayudarte con la tecnología!

Hoy en día, existen varias apps para smartphones las cuales te ayudaran a mejorar tu rutina de meditación.

Algunas de las apps mejor rankeadas para realizar la meditación son:

Por otro lado, no necesitas hacerlo solo. Como mencionamos, la mente es muy activa en su pensar y si no cuentas con un maestro o guía puede hacer que te desanimes o sientas desesperación. Para estos casos, puedes optar por meditaciones guiadas, las cuales puedes encontrar con una gran variedad en distintos canales de YouTube, algunos de los mejores para iniciarte en la meditación son:

Reconoce tus logros y sonríe

Finalmente, te recomendamos que, al terminar la meditación te agradezcas por tu esfuerzo, la atención que le diste a tus emociones y te dediques una sonrisa por los avances obtenidos.

De acuerdo con Stephan Bodian, escritor del libro Meditation for Dummies, el secreto de la meditación consiste en desarrollar, concentrar y dirigir tu consciencia.

No te desanimes si al inicio no obtienes los resultados perfectos, recuerda que la meditación es para calmar y entrenar la mente, aplaudir las virtudes, aceptar los defectos y, sobre todo, dar amor a nuestro ser.

Inténtalo y, ¡comparte con nosotros los resultados de tu meditación!

- Anuncio -
Artículo anteriorInfluencers virtuales: Lo nuevo de la inteligencia artificial
Artículo siguienteAmigurumi, el bello recordatorio de que la vida es amor
Licenciada en Administración de Negocios de la Comunicación y Entretenimiento, publirrelacionista, fotógrafa amateur, seriéfila de corazón, fanática de la cultura mexicana, los dinosaurios y petlover pescetariana.