La importancia de la salud mental en nuestra vida

sunny-day-mountain-valley-landscape-clouds
sunny-day-mountain-valley-landscape-clouds

El día de hoy me gustaría hablarles de un tema por demás relevante, con los acontecimientos mundiales que hemos vívido es por demás importante voltear a ver uno de los pilares fundamentales de nuestro día a día y este es: la salud mental.

Estar en aislamiento y ante la llamada “nueva normalidad” nos hemos enfrentado a retos nunca antes vividos, esto significa que muchas de las cosas, hábitos, rutinas y actividades cotidianas han cambiado, lo cual ha representado un impacto importante en nuestra salud mental, pero, ¿por qué es importante hablar de ello? Déjame contarte más a detalle porque la salud mental es fundamental para encontrar nuestro bienestar.

La salud mental es motivo de nuestra atención y por una buena razón. Un cuerpo saludable puede prevenir ciertas enfermedades, como afecciones cardíacas y diabetes, y ayudarte a mantener tu independencia a medida que envejeces.

La salud mental es igual de importante que la salud física, y no hay que descuidarla. Incorporar ejercicios de destreza mental a su rutina diaria le brindará los beneficios de una mente lúcida y un cuerpo saludable en los años por venir.

Implica mantener la aptitud mental y la salud emocional en plena forma. No significa entrenarse para las Olimpiadas de Matemáticas, ni sobresalir en una evaluación de coeficiente intelectual. Abarca una serie de ejercicios que incentivan a lo siguiente:

  • Ir más despacio.
  • Liberar tensiones.
  • Estimular una memoria floja.

No es ninguna sorpresa que cuanto mejor trata al cuerpo, mejor trata a la mente. La actividad física aumenta el flujo de oxígeno en el cerebro. Además, incrementa la liberación de endorfinas, las hormonas de la felicidad. Por eso no es de extrañar que la gente que está en buenas condiciones físicas también suele gozar de una agilidad mental superior.

Realizar un trabajo físico intenso ayuda a tratar la depresión y a desarrollar una actitud más positiva en la vida. También es una gran forma de ganarle al estrés, que puede afectar tanto a nivel mental como físico.

Los ejercicios mentales son igual de beneficiosos. Según un estudio de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, ciertos ejercicios para entrenar la memoria mejoran la “inteligencia fluida”, es decir, la capacidad de razonar y resolver problemas nuevos.

La meditación, al igual que el ejercicio, es bueno para la mente y el cuerpo. Junto con otras técnicas, es un método alternativo para tratar la depresión. Acallar la mente permite resolver problemas en un estado de relajación.

Cuando uno se acuesta después de una jornada pesada, el cuerpo se relaja. Pero la cabeza no siempre acompaña.

Visualizar cosas es una herramienta útil. Por lo general, se puede lograr un estado de paz gracias a la visualización, el proceso de imaginar un lugar o paisaje sereno. Esta práctica distiende el cuerpo y la mente mediante la estimulación neuronal de la región no predominante del cerebro.

El hemisferio no dominante del cerebro es el área que controla los sentimientos de autoestima y confianza. Cuando piensas en otra cosa que no sean las preocupaciones del día a día, aumenta la actividad de las estructuras neuronales de esa región cerebral.

En última instancia, la visualización mejora el bienestar emocional y acalla la mente.

Mantener la mente en forma no es tan difícil como prepararse para una maratón, pero es una buena analogía. Puedes incorporar ejercicios mentales a las muchas actividades que ya realizas, por ejemplo:

  • Leer.
  • Soñar despierto.
  • Ponerle humor a la vida.

Por otro lado, la afirmación positiva es una forma de aumentar las competencias mentales. Hablar contigo mismo de forma positiva fortalece las vías neuronales y aumenta el nivel de autoestima, bienestar y satisfacción.

Para empezar, haz una lista de tus cualidades. Recuerda que no tienes que ser perfecto. Ponte metas para las cosas que quieras mejorar y empieza con tareas pequeñas para no abrumarse. También las nuevas experiencias son un modo de ejercitar la mente. Puedes incorporar nuevos enfoques a tu vida cotidiana de distintas formas:

  • Prueba nuevas comidas.
  • Realiza tus tareas cotidianas de otra manera.
  • Viaja a lugares desconocidos.
  • Haz otro recorrido al trabajo o cuando vayas al supermercado.

La salud mental es importante para mantener el cerebro y el cuerpo saludables, sobre todo en la tercera edad. Existen muchos tipos de ejercicios de destreza mental, y no es necesario que vayas al gimnasio para ponerlos en práctica. Algunos son activos, como aprender una canción nueva o jugar un juego; y otros son más tranquilos, como los ejercicios de relajación y visualización. Planifica ejercitación mental en tu calendario justo después de tu programa de entrenamiento físico. Tu mente y tu salud lo valen.

Aunado a estas recomendaciones, puedes sentirte rebasado por no poder gestionar de manera óptima tus emociones, si esto ocurre, es importante que te acerques a algún profesional de la salud, para esto, cuenta con Mind² un espacio psicoterapéutico donde te acompañamos en la búsqueda de tu bienestar. Agenda tu primera sesión con uno de nuestros profesionales.

Si requieres mayor información ¡Acércate a Mind² y potencia tu mente!

Artículo anteriorLos mejores retratos del 2020 de la revista TIME
Artículo siguienteZoótropo: animaciones a la antigua
S comprometida y en búsqueda constante del bienestar, tanto para mi como para mis pacientes. Disfruto acompañar los procesos terapéuticos, con una escucha empática y ética. Escribir, leer y las buenas conversaciones, el baile y reír mucho.