John Cohn dice a los Talentos “nunca dejen de ser niños”

“No importa a lo que te dediques o lo que hagas en el mundo, sólo comprométete a no perder ese espíritu de juego, porque no dejamos de jugar por haber crecido, crecemos porque hemos dejado de jugar”.

La gran mente maestra de IBM, creativo con más de cien patentes y graduado del MIT, la universidad más importante del mundo, John Cohn, compartió con los Talentos, durante Jalisco Talent Land Digital, en una Talent MasterClass sobre su larga y fructífera carrera en la tecnología, y el camino que ha seguido para convertirse en uno de los grandes genios de su generación, todo sin perder su espíritu de juego.

Inició compartiendo que lleva más de cuarenta años de carrera como parte de IBM (International Business Machines), pero, además, que es un gran nerd. Presentó a dos personas que fueron muy importantes en su historia, la primera, Gabriel Mariano, su suegro, y la segunda, su esposa Diane, pues ambos fueron grandes ingenieros trabajando en IBM.

Explicó que las compañías empezaron en la computación a inicios del siglo XX, usando medios completamente mecánicos, después pasaron a medios electromecánicos, alrededor de 1920, y en 1940 llega la válvula termoiónica. En los 80’s llegan los transistores discretos y a inicios de los 2000 nacen los circuitos integrados. El cambio exponencial de la tecnología manteniéndose a un mismo precio fue impresionante.

Sin embargo, después de ese cambio gradual, muchas compañías tuvieron que desaparecer debido a que ya no podían hacer computadoras con las características que los nuevos tiempos requerían, mientras que otras, como IBM, que fueron capaces de adaptarse, sobrevivieron.

Aprender a sortear los retos

Para John Cohn, el secreto está en aprender a sortear todos esos retos, tanto en tu vida profesional como en tu desarrollo personal.

- Anuncio -

Compartió que lo más importante que le hubiera gustado saber a los dieciocho años, era el aprender a jugar mientras conquistas esos obstáculos, pues cuando somos más pequeños estamos más acostumbrados a jugar, a arriesgarnos, no tenemos miedo, pero perdemos ese entusiasmo a medida que crecemos.

Es importante mantener ese espíritu de juego también en el trabajo, “porque jugar impulsa a la innovación y la creatividad, y la creatividad impulsa el juego”. Pasó cuando trabajó en el desarrollo de la Xbox 360 y la PlayStation 3, que John considera fueron momentos de trabajo duro, pero que ese espíritu de juego fue lo que lo llevó a tener resultados sorprendentes.

“Estaba llorando, pero también jugaba, incluso aunque fuese difícil”, dijo John al momento de compartir el momento más duro que ha atravesado en su vida, que fue la muerte de uno de sus hijos en un accidente. Durante ese tiempo se dio cuenta de que jugar podía ser también una fuente de resiliencia y podía ayudar a sanar.

Para John, la capacidad de poder jugar también es una oportunidad para compartir conocimientos y experiencias con más personas, y al mismo tiempo motivarlos para mantener ese espíritu de juego y construir juntos.

Compartió uno de los proyectos que realizó con varios alumnos en el MIT, que fue construir una calabaza gigante que se controlaba de manera remota, para asustar niños y adultos en Halloween.

“Lo que descubrí es que, si no eres cuidadoso, terminas estando demasiado ocupado como para jugar”.

Jugar puede llevarte a diferentes lugares

Mencionó que jugar puede llevarte a diferentes lugares, pues en el caso de la compañía, decidieron involucrarse en el proyecto del internet de las cosas, pues gracias a varios de los trabajos que realizó con alumnos, viajó hasta Zúrich para participar en el proyecto, y hacer del internet de las cosas algo más interesante y divertido.

Explicó que también es importante enseñar cómo la inteligencia artificial puede ser útil para el mundo, y por ello, incluir el espíritu de juego también en ella es fundamental: “tenemos que hacer a la inteligencia artificial entretenida y divertida, para que mucha más gente empiece a interesarse en ella”.

Mostró a los Talentos una aplicación que desarrolló junto con uno de sus amigos, y en la cual, gracias a la detección de movimiento a través de la cámara del celular, puedes generar sonidos, notas y acordes musicales, y es también una forma de mantener el espíritu de juego mientras haces ciencia.

Mencionó que uno de los momentos en los que más se permitió no comportarse y depender completamente de su espíritu de juego, fue la oportunidad que le ofrecieron de aplicar su conocimiento científico en un reality show llamado La colonia, en el cual durante 59 días vivieron en una simulación de un mundo apocalíptico, en la que tenían que idear proyectos y crear elementos con cosas a su alrededor que les ayudarán a sobrevivir.

Finalizó su Talent MasterClass aconsejando a los talentos que no se preocupen demasiado por lo que pueda pasar, mientras no perdamos el espíritu de juego, todo será mejor.

No te pierdas su conferencia completa, en el siguiente enlace:

- Anuncio -
Artículo anteriorDe 0 a bilingüe en tiempo récord, con Fran y Carlos Monaj
Artículo siguienteLos makers deben crear su propia historia: Ricardo Muñoz
Periodista, comunicóloga y community manager con más de 16 años de experiencia en periodismo, medios de comunicación, relaciones públicas y estrategia en comunicación.  Áreas de Desarrollo: radio, televisión, administración pública, iniciativa privada, plataformas digitales y creación de contenido digital.