Así desarrollan la máquina que será el primer robot humanoide volador

Robot humanoide volador

Un grupo de investigadores del Instituto Italiano de Tecnología (IIT) están construyendo una máquina que podría convertirse en el primer robot humanoide volador. Sin embargo, el entusiasta equipo enfrenta un gran obstáculo en su avance: controlar sus movimientos.

Una característica que comparten los robots, objetos o vehículos voladores, es el hecho de necesitar un sistema confiable que ayude a los desarrolladores en encontrar la intensidad del empuje que se produjo por las hélices, para logra de esta forma, movimientos en el aire.

Debido al inconveniente, las fuerzas de empuje son medidas por los sensores con los que viene equipados. Un artículo publicado en IEEE Robotics and Automation Letters, podría ser la clave para para estos investigadores en conseguir el primer robot humanoide volador.

En dicho artículo, se menciona un marco que tiene la capacidad de estimar las intensidades de empuje de sistemas multicuerpo voladores que no cuenten con sensores de medición de empuje.

El objetivo del robot humanoide volador

La idea de construir una máquina voladora surgió en 2016. Siendo su principal objetivo el construir robot que pudieran ingresar a edificios parcialmente destruidos y actuar como agentes de rescate. Buscando sobrevivientes o ayudando en detener la catástrofe.

Por ello, la idea fue construir un robot capaz de manejar objetos, caminar y volar. Este último, una característica adicional a los robots que han sido construidos hasta el momento.

“Una vez provistos de habilidades de vuelo, los robots humanoides podrían volar un edificio a otro evitando escombros, incendios e inundaciones (…)”.

Dijo Daniele Pucci, Jefe de Laboratorio de Inteligencia Artificial y Mecánica.

El funcionamiento de la máquina

El marco de estimación de empuje ha sido creado por el equipo de investigadores. El cual ha logrado simplificar el diseño de la máquina voladora. Consiguiendo, además, reducir sus costos de fabricación. Esto, debido a que no necesita de sensores de fuerza instalados en cada motor.

De esta forma, en lugar de utilizar los datos del sensor de fuerza, el marco se encarga de combinar dos distintas fuentes en tan solo un proceso de estimación.

La primera de ellas, es el resultado de un modelo encargado de relacionar los comandos enviados al motor a reacción con el empuje resultante. Un modelo entrenado por los investigadores. Y la segunda fuente, tiene el nombre de ‘momento centroidal’. Un valor reconocido por personas que desarrollan robots y que les ayuda a controlar y estimar sus movimientos.

Con el fin de evaluar qué tan efectivo es el marco, el equipo de investigadores decidió probarlo en el robot iRonCub. La evolución de iCub. Que integra motores a reacción.

Cabe mencionar que el marco de estimación de empuje del robot iRonCub, también podría aplicarse a otros robots que compartan sus características. Además, que podría ser utilizado para la entrega de alimentos o medicamentos en lugares remotos.

- Anuncio -
Artículo anteriorGoogle dejará de actualizar routers wifi
Artículo siguienteMeta se vuelve víctima de phishing
Somos el medio para el talento del mañana.