La desventaja de los vehículos eléctricos, las horas de carga

Autos eléctricos

¿Te imaginas vivir hace 100 años, cruzar una calle de Detroit en los Estados Unidos y de pronto encontrar un Tesla en medio de los primeros autos de combustión?

Pues la historia real no fue muy alejada a esto. Los primeros autos eléctricos datan de aproximadamente los años 1900, fue desde ese entonces cuando la idea de que la electricidad podía mover un vehículo fue tomando forma en sus primeros pasos. Sin embargo, el auge de los combustibles fósiles acompañado del casi nulo desarrollo en baterías y electricidad pusieron en suspensión esta tecnología.

No fue hasta ya entrados los años 2000 cuando de nuevo los autos eléctricos volvieron a sonar fuerte entre los amantes de los autos, comenzando primero con pequeños modelos citadinos como lo son el Renault Twizy o el BMW i3.

Poco a poco los modelos fueron evolucionando hasta alcanzar el desarrollo tecnológico equiparable al de los autos convencionales de combustión.

¿Quién habría pensado, hace incluso 20 años, que los autos de hoy en día serían tan silenciosos como un carrito de golf, pero tan veloces como un súper deportivo?


La evolución acelerada tiene un alto costo

Toda esta tecnología desarrollada vino acompañada de un grave problema de transición; las baterías, concretamente, las estaciones de carga.

La principal desventaja de los autos eléctricos frente a los autos de combustión interna se encuentra en el tiempo de repostaje, puesto que mientras cargar el tanque lleno de 60 litros de tu auto te puede llevar hasta 5 minutos, el recargar la batería de un auto eléctrico puede tomar horas.

- Anuncio -

Esta problemática ha impulsado a los ingenieros a crear soluciones cada vez mejores para reducir el tiempo de carga. Desde cambiar los compuestos de las baterías hasta modificar la infraestructura de las estaciones de carga. Y es de estas de lo que hablaremos justo ahora.

¿Cómo calculan el tiempo de carga?

El cálculo del tiempo de carga es relativamente muy sencillo, involucra una de las ecuaciones más famosas de la electrónica, la ley de Ohm, que nos dice P= V*I (Potencia = Voltaje * Corriente), dado que la energía se puede considerar como la
multiplicación de la potencia por el tiempo podemos deducir que el tiempo de carga nos da lo siguiente: T =E / (VI) (tiempo = Energía / voltaje corriente).

Conociendo ahora de dónde proviene el tiempo de carga podemos encontrar 2 parámetros con los que podemos jugar para reducir el tiempo de carga, el voltaje y la corriente.

Los cargadores al igual que los autos han evolucionado al paso de los años, sin embargo, en estos últimos 5 años se ha visto un incremento exponencial en la inversión y desarrollo de tecnología para la carga de automóviles eléctricos, desde Superchargers (Tesla), hasta cargadores inalámbricos para autos.

Estaciones de carga Tesla

Todo esto a partir de una corriente de “Open Source” que ha permitido experimentar de manera más segura con la tecnología para crear mejores cargadores. Hoy en día podemos encontrar cargadores de hasta 900 kW y 1500 V.

Todo esto sólo nos puede indicar una sola cosa, el dominio total de los automóviles eléctricos es inminente, las barreras y preocupaciones de los conductores por la autonomía y la carga irán disminuyendo hasta alcanzar o superar a los automóviles convencionales y la innovación en el sector automotriz seguirá dando muchas sorpresas.

- Anuncio -
Artículo anteriorConsigue gratis una acción o criptomonedas con Quantfury y Talent Land
Artículo siguienteGlamping: El nuevo atractivo turístico post pandemia
Soy una persona curiosa que gusta de aprender cosas nuevas. Me interesan los autos y la innovación alrededor. Me reconozco como una persona cooperativa. Soy una persona intuitiva y de rápida comprensión.