Inicio Iron Robots & Drones ¿A dónde van los robots cuando mueren?

¿A dónde van los robots cuando mueren?

En pleno siglo XXI hay personas que aún no se acostumbran a ver robots en la vida diaria; lo que como apasionada del tema me hace pensar… ¿Qué pasa cuando un robot muere? ¿Hay un cementerio de robots? O, pese a que son parte de nuestra vida, simplemente se desechan como basura.

Hace años hablar de robótica era un tema futurista, lo podíamos ver en series de televisión y nos parecía fascinante pensar que un día los tendríamos con nosotros, compartiendo tareas del hogar o trabajando codo con codo. Sin embargo, se ha convertido poco a poco en nuestra realidad y hay personas que aún no aceptan convivir con ellos, creyendo que llegarán a reemplazarlos por completo en algún punto, pero me gusta pensar que no. Nosotros necesitamos de ellos tanto como ellos de nosotros, y sin un equilibrio no podríamos coexistir.

Los robots han llegado a hacer más sencilla nuestra vida, a hacer las tareas que no queremos hacer, ya sea por tediosas o peligrosas; pero para algunos sigue el resentimiento de sentirse reemplazados.

El miedo de sentirse reemplazados o inútiles en comparación con ellos ha logrado que algunas personas los agredan y, pese a que no son seres vivos, se siente como un retroceso a la civilización. ¿Qué pasa si el robot tenía hijos? ¿Esposa? ¿Alguna novia, amigos o alguien que lo esperara en casa después de una jornada laboral? Bueno, quizá esto es algo que no pasa pero me gusta pensar que merecen un trato cordial como si así fuera ya que su función es simplemente ayudar al humano.

Robots y humanos… ¿con vínculos emocionales?

En la actualidad podemos ver robots que ayudan a militares para desactivar bombas; una clara tarea que un humano no podría hacer sin arriesgar su vida. También, en industrias de ensamble automotriz o cirugías, donde un robot reemplaza a veinte humanos. En estos ejemplos podríamos pensar que claramente nos desplazarán y poco a poco nos volveremos inútiles, pero no todo está perdido.

Sería común pensar que las personas de la tercera edad estén más renuentes a ellos, ya que “no los entienden”; sin embargo, gracias a los avances tecnológicos y las ganas de salir adelante de algunos de ellos, nos hemos dado cuenta que no es así.

- Anuncio -

Actualmente hay robots destinados a acompañar y asistir a adultos mayores, haciendo su vida más sencilla. También podemos ver esta reacción en niños en compañía de robots destinados a la educación, donde los ayudan con toda clase de temas. Otros ejemplos podrían ser robots para rehabilitación, los encargados de recibir personas al entrar a un edificio, inclusive los rovers encargados de explorar y preparar el espacio para nuestra llegada.

El mundo del entretenimiento nos ha traído películas como “Yo, robot” que nos han hecho desconfiar de ellos, planteándolos peligrosos; sin embargo, tenemos también buenos ejemplos que nos ayudarán a recobrar la fé en ellos y me gustaría recomendarte algunos: Gigantes de acero, Robot & Frank, y Big Hero 6.

¿Cementerio o basurero?

Al igual que los humanos, los robots tienen su ciclo de “vida” y llega un momento en el que, por obsolescencia o por desgaste, tendrán que dejar de laborar. Pero ¿A dónde van? ¿Acaso hay un cielo para robots? Me gustaría creer que así es pero, dejando de lado el sentimentalismo, la realidad ambiental y de utilidad es verdaderamente preocupante.

No podemos olvidar cuando en Rusia se le hizo un funeral a Alantim, el robot de servicio que fue atacado con un bat; a quien Olga Budnik decidió hacerle un funeral en compañía de sus compañeros Robots.

Cuando un robot sufre alguna falla en actividades o sitios donde los humanos no pueden llegar, simplemente se opta por abandonarles. Esto ha hecho que sitios de exploración en el espacio, centrales nucleares o espacios radioactivos queden llenos de robots “muertos”, como un verdadero cementerio de robots.

En diferentes partes del mundo se ha buscado darles “una segunda vida”, reciclando sus partes en nuevos robots o actualizándolos con piezas más nuevas; pues por ejemplo, se puede reciclar hasta el 90% de los componentes de un smartphone.

- Anuncio -

Sin embargo, pese a existir una ISO que lo normaliza, esto aún no se emplea al 100% y todo parece indicar que nos queda un largo camino para darles esa segunda vida que nuestros robots se merecen a través del “reducir, reciclar y reutilizar” que vendría siendo como la reencarnación, pero de los robots.

robots - vexels
- Anuncio -
Claudia Melendezhttps://www.talent-network.org
Tecnóloga e Ingeniera Mecatrónica; entusiasta de la tecnología, la ciencia, el espacio y la educación.
- Anuncio -
1,295,589FansLike
24,400FollowersFollow
11,260FollowersFollow
20,100SubscribersSubscribe

Ultimas Entradas