Robots y vejez, un binomio que cada día veremos más

Dr Emmanuel Merchán

Para muchos cuando escuchamos la palabra Robot pensamos de manera inmediata en una fábrica, en un dron, en un explorador espacial e incluso en un juguete; pero para otras personas significa un apoyo personal en las cosas que hace día con día, e incluso alguien que les cuida y les sirve de compañía.

Desde que los robots aparecieron en nuestra vida siempre se ha fantaseado en contar con un asistente personal, de hecho, el término se deriva del vocablo eslavo que significa “sirviente” y como tal se utilizó en las historias del escritor Isaac Asimov. Y ha sido de esta manera desde el robot Elektro presentado en la Feria Mundial de 1939 junto con su perro Sparko por la compañía Westinghouse, la Robotina de los Supersónicos en los años sesenta, el desarrollo de los robots Asimo de Honda y Aibo de Sony desde los años ochenta, y recientemente la robot Arisa de la serie “Better than Us”, todos ellos reflejan el desarrollo de un área específica de la robótica que da lugar a lo que se conoce como Robots Sociales y en particular, hay toda una línea de desarrollo e investigación entorno a robots para la asistencia y cuidado de adultos mayores.

En este campo podemos identificar 4 propuestas destacadas de este tipo de robots.

1. Pepper

El primero que podemos mencionar es “Pepper” desarrollado por Zorabots, un robot humanoide de apenas 28 kg de peso y 1.2 m de estatura, diseñado para interactuar de manera activa con un entorno específico para el cuidado de personas. Este robot es utilizado actualmente tanto en hospitales como en casas de retiro, donde no sólo acompaña y guía a los residentes por los pasillos al desplazarse a una velocidad máxima de 3 k/hr, les recuerda las actividades que tienen que realizar o medicamentos que tomar y hasta los entretiene en las salas comunes donde se reúnen en grupo.

Pepper Robot – unsplash.com

2. iPal

Otro de los robots que llama fuertemente la atención es “iPal” de (AvatarMind, 2020), un amigable robot humanoide desarrollado para el acompañamiento y cuidado de adultos mayores, está pensado para proveer de una compañía constante a sus usuarios complementando los servicios de cuidado personal. Este robot es capaz de solicitar automáticamente ayuda médica en caso de una emergencia, por ejemplo, una caída de la persona. Con apenas poco más de 1.06 m de altura y 12.7 kg de peso, equipado con una serie de sensores de tacto, ultrasónicos e infrarrojos, además de micrófonos y una cámara, convierte a este robot en una de las mejores alternativas de cuidado para adultos que lo requieran.     

iPal

3. Care-O-bot 3 y 4

Uno de los robots más impresionantes en este segmento es sin duda los “Care-O-bot 3 y 4” desarrollado por el Instituto Fraunhofer para la Automatización e Ingeniería de Manufactura (Fraunhofer IPA, 2020).

- Anuncio -

Se trata de asistentes robóticos móviles que lo mismo apoya a los humanos en ambientes domésticos que en aeropuertos, museos, tiendas y hospitales; con una pantalla como interfaz principal que no sólo muestra información relevante de interés de la persona, sino que también sirve para expresar “emociones” para lograr desarrollar una buena empatía con el usuario, fue pensado dentro de sus posibles aplicaciones para asistir a personas mayores con tareas difíciles de realizar como manipular objetos o bien, hasta para servir de asistencia a staff médico proporcionando y visualizando información como signos vitales de un paciente.

A diferencia ejemplos anteriores, estos aunque mantienen en su configuración una columna con brazos articulados, no buscan replicar la forma humana en su estructura.

Care-O-bot – New Atlas

4. Elli Q

Finalmente, un asistente robótico que se aleja completamente de los conceptos anteriores es el “Elli Q” de (Intuition Robotics, 2020). Es un pequeño pero poderoso dispositivo que busca ser el acompañante ideal en la vejez. Este robot se puede colocar como si fuera una lámpara de noche en algún escritorio o repisa, que en conjunto con la pantalla que lo acompaña busca proporcionar un elemento importante en la vida de las personas, conversar e interactuar. Esta interacción va más allá de asistir con tareas como el envío de mensajes, recordar rutinas diarias o gestionar la agenda personal, sino que también tiene el propósito de mantener la mente ágil mediante estimulación cognitiva.

Elli Q – Tecnobility

Como podemos ver, los avances tecnológicos han dado lugar al desarrollo de robots que, cuando muchos lleguemos a la vejez, nos podrán apoyar a mantenernos activos e independientes, propiciando que podamos disfrutar de esa etapa de la vida de una manera que sin duda será muy interesante.

- Anuncio -
Artículo anterior10 Portafolios de diseñadores gráficos para inspirarte
Artículo siguienteCombatiendo la Malaria con Drones
Apasionado por la Educación y la Robótica. Doctor en Control Automático e Ingeniería de Sistemas por la Universidad de Sheffield Maestro en Ciencias en Ingeniería Mecánica por el IPN Ingeniero en Robótica Industrial por la ESIME del IPN