Los hongos asesinos de insectos

Hongos entomopatógenos
Hongos entomopatógenos - Bernard DUPONT - Flickr

La naturaleza tiene formas muy interesantes de controlar a los seres vivos; todos, incluyendo a los humanos, tenemos enemigos naturales, depredadores, virus, patógenos, parásitos, e incluso hongos. Pero, una de las formas más extravagantes y contagiosas de controlar a seres como los insectos, es por medio de esporas parasitas.

Existen al menos 700 especies de hongos patógenos que tienen la función de infectar a toda clase de artrópodos, en las que se incluyen los insectos y arácnidos.

Dichos hongos entomopatógenos producen una infección que provoca la muerte por medio de un proceso reproductivo muy elaborado; la diversidad de especies son muchas, pero las más conocidas pertenecen al género Cordyceps.

Avispa impregnada de hongos Cordyceps

Ciclo de vida del hongo

A pesar de que puede sonar muy cruel y aterrador la forma de contagio de estos tipos de hongo; su función provoca un control en la población de los artrópodos, permitiendo que no se conviertan en una plaga.

Su proceso de reproducción es una de las formas más desarrolladas de la naturaleza, y comienza de esta forma:

  • El hongo libera esporas que son esparcidas gracias al viento, estás podrán caer en cualquier superficie, esperando caer sobre un insecto.
  • Después de haber caído sobre un huésped, las esporas penetran la capa protectora del insecto por medio de una encimas especiales.
  • Una vez dentro, colonizan el interior del insecto.
  • Produce sustancias químicas que modifican el sistema nervioso y el cerebro.
  • Cuando tiene el control, obligan al insecto a moverse a un lugar optimo; que sea húmedo y con suficiente luz.
  • Luego el insecto se aferra al nervio de una hoja, quedándose totalmente inmóvil.
Saltamontes contaminado. Foto: Aaron Pomerantz – Flickr

Después de unas horas, el hongo Cordyceps sale del cuerpo del anfitrión en forma de un tallo; y en pocos días, el hongo está listo para liberar una nueva nube de esporas que tendrán la misma función de infectar a otros animales, repitiendo el ciclo de vida una y otra vez.

Su distribución es global, pero gran porcentaje de este género de hongos se encuentran en junglas. Incluso su contagio es tal, que puede acabar con una colonia de hormigas entera.

Capullo de mariposa infectado.

¿Qué pasa con el insecto?

Los insectos y los diferentes tipos de artrópodos son muy susceptibles a esta enfermedad, existen diferentes tipos de hongos que se especializan en contagiar ciertos tipos de especies.

Sin embargo, la vulnerabilidad de estos animales se basa en las etapas poco desarrolladas de los artrópodos; es decir, el cuerpo de los insectos o los arácnidos cuentan con un exoesqueleto, si el organismo no es lo suficientemente fuerte, la infección podría propasar rápidamente esa protección.

Avispa con más de un estroma sobresaliendo de su cuerpo.

Pero si la infección comienza a desarrollarse, pasa cosas muy extrañas en el anfitrión.

  • El hongo una vez dentro comienza a alimentarse de los órganos no vitales.
  • El insecto comenzará a mostrar síntomas variados, tendrá cambios bruscos en su comportamiento habitual.
  • En momentos el insecto presentará convulsiones.
  • Una vez que el hongo tiene control total del insecto, lo obligará a buscar un lugar óptimo donde crecer.
  • El insecto en todo momento seguirá con vida, pero no tendrá control sobre su cuerpo.
  • Cuando encuentra un lugar perfecto, el insecto se aferrará al envés de una hoja o tallo de cualquier planta.
  • Su cuerpo se quedará paralizado, esperando a que el hongo emerja de su cuerpo matando al anfitrión.
Ejemplo de hormiga infectada aferrada a una rama.

Estas especies de hongos entomopatógenos juegan un rol muy importante en la naturaleza, controlan la población de los insectos y de otros artrópodos, evitando posibles sobrepoblaciones. Sin embargo, el proceso de crecimiento de estas especies parasitas suenan demasiado crueles y ficticias.

¿Te imaginas que existiera un hongo de esa magnitud capaz de infectar a los seres humanos? Sería un escenario muy aterrador, considerando que no tendrías control de tu cuerpo, y que en poco tiempo te saldría una rama gigante.

Suena muy loco, pero es un tema que ya se ha explotado en productos audiovisuales. Por ejemplo, en series de televisión como Los Expedientes Secretos X en el capítulo “firewalker” de la temporada 2, y en videojuegos como The Last of US, donde una cepa del hongo Cordyceps infecta a los humanos.

Si quieres saber un poco más sobre este tema, te invito a ver el siguiente video.

Artículo anteriorNetflix pone candados para evitar compartir cuentas
Artículo siguiente5 claves para empoderar a las niñas en los campos STEM
Chico sociable y positivo, con un gusto especial por los invertebrados, amante de los dinosaurios, cine y series, y de jugar videojuegos de terror.