¿Qué es una educación basada en evidencias?

md-duran-1VqHRwxcCCw-unsplash
md-duran-unsplash

Los profesionales de la educación, como en muchas otras profesiones, trabajan y guían sus actividades a partir de metodologías efectivas, conocidas y reproducidas a lo largo de los años y alrededor del mundo.

Sin embargo, en la educación, si algo es certero, es que los alumnos a lo largo de esos años han ido cambiando sus formas, tiempos y espacios para aprender.

Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro” Santiago Ramón y Cajal

Ante los cambios, el replanteamiento

El cambio hasta en la forma de pensar de los estudiantes, hace necesario un replanteamiento de los métodos y técnicas que los docentes utilizan para la enseñanza.

La buena noticia, es que los profesionales de la educación tienen muchas fuentes para la innovación y mejora de sus procesos. Una de ellas es la ciencia, que se ha visto más reconocido su valor y más necesaria a partir de la emergencia tecnológica que la educación ha sufrido este año.

El biólogo y maestro en genética evolutiva, Héctor Ruiz Martín, quien lleva muchos años dedicado a la docencia y a la investigación sobre ella, ha publicado ya dos libros en donde pretende acercar algunos principios basados en la evidencia científica; sobre cómo aprendemos. Esto con el objetivo de que sirvan para fundamentar prácticas educativas, particularmente el proceso de enseñanza-aprendizaje.

¿Cómo aprendemos?

Lo anterior, no quiere decir que a pesar del boom de las pruebas científicas como fundamento, sean reglas y deban considerarse para todos los alumnos. Al final de cuentas la docencia tiene su parte creativa que le imparte cada docente. Lo interesante aquí, será ver cómo se pueden integrar estos fundamentos a las prácticas personales.

- Anuncio -

Ruíz Martín en sus obras “¿Cómo aprendemos?” y “Conoce tu cerebro para aprender a aprender”, expone algunas tendencias y principios, que provienen de los resultados de diversas investigaciones que podemos rescatar para tener en cuenta en las prácticas docentes y en la forma en que estudiamos.

Algunos resultados interesantes en cuanto a la práctica docente son los siguientes:

Prácticas docentes

  • Una herramienta eficaz en clase es activar los conocimientos previos antes de explicar otros nuevos. Esto se logra comentando al principio de la clase algo relacionado con el tema que se va a tratar ese día, que haga que los alumnos piensen qué saben sobre ello y lo expliquen.
  • Una de las mejores maneras para estudiar es la práctica de la evocación. Consiste repasar mentalmente qué se sabe sobre un tema que se ha leído o estudiado previamente.
  • Una forma eficaz para promover la evocación es la evaluación continua, donde las pruebas o exámenes no sean el final del proceso, sino parte de él.
  • Sin evaluación no puede haber feedback, y la retroalimentación es clave para el aprendizaje.
  • Conviene sustituir las notas (calificaciones) por estados. Haciendo referencia a lo que los alumnos necesitan trabajar más, a lo que están cerca de conseguir o lo que ya han conseguido; reconociendo el esfuerzo invertido y recordando las estrategias que han usado en el proceso. 
  • La enseñanza por proyectos tiene una gran ventaja, porque motiva mucho a los estudiantes. Pero para que funcione debe cuidarse desde el diseño para que los alumnos pongan en juego diferentes conocimientos, habilidades y actitudes.
  • El aprendizaje por descubrimiento. La función del docente es acompañar al alumno, pero para que sea efectivo y equitativo, se recomienda primero, una clase motivadora por instrucción directa; y segundo, considerar muchas actividades donde los alumnos piensen sobre lo que están aprendiendo. Conformen los alumnos van aprendiendo, se ira apartando y descubrirá más cosas por si mismos.

Prácticas de los estudiantes

En cuanto las prácticas de los estudiantes, los resultados de las investigaciones destacan sobre todo la importancia de la regulación de los propios procesos de aprendizaje, la cual se vuelve una habilidad clave para la vida, por las siguientes razones:

  • El estudiante conscientemente y de forma decidida realiza las actividades que le ayudarán a cumplir sus metas de aprendizaje.
  • Autoevalúa la eficacia de sus estrategias en comparación con sus logros.
  • Establece sus objetivos, planea cómo alcanzarlos, utiliza métodos y evalúa sus avances para ajustar los planes.
  • Gestiona sus emociones eficazmente para permanecer motivado.

Según lo afirma Ruiz Martín, aprender a regular los propios procesos de aprendizaje, es justamente aprender a aprender, esta habilidad no sólo depende de las cualidades innatas de los estudiantes, es también producto de las técnicas y estrategias que se utilicen para enseñarle.

Ahora que estamos viviendo la educación a distancia, la autorregulación en los estudiantes es una habilidad todavía más importante para evitar una regresión de los aprendizajes logrados. Aquí los docentes, y ahora también los padres que se vuelven como tutores en casa, pueden utilizar la ciencia como base para sus estrategias, pero necesitan conjugarla con su creatividad para lograr los aprendizajes esperados y aún más.

- Anuncio -
Artículo anteriorTren Maya
Artículo siguienteTokio comenzará a utilizar robots en las tiendas de conveniencia
Comunicóloga y maestra en educación. Observadora, analítica y crítica. Creyente del poder de la información. Reconozco en la escritura un medio de expresión y libertad. Mi escenario ideal incluye un atardecer, un libro y una taza de café.