La educación de tus hijos después de la pandemia

La distancia que estamos obligados a guardar desde nuestras casas en esta temporada ha abierto la necesidad de educar a nuestros niños sin el contacto físico habitual. Ahora es la tecnología en nuestras manos la que nos mantiene unidos como nunca antes.

Hace más de 150 años que Julio Verne, un joven francés entusiasta de los artículos científicos, proyectaba en su primera novela de ficción las consecuencias de una sociedad, que en similitud con la nuestra, se comunicaba de manera inmediata sin necesidad de oír las palabras; las personas no tenían necesidad de estar juntas para mantenerse comunicadas.

Verne no fue precisamente amigable con ésta situación y tampoco describió las bondades que la tecnología nos brinda hoy en día.

Sintiéndose ya casi parte de nuestro cuerpo, la tecnología nos acompaña desde temprana edad y nos servimos de ella para el estudio, entretenimiento y productividad en el trabajo; nos facilita procesos diarios que en unos años parecerán imposibles de hacer sin nuestro dispositivo personal. Son los niños quienes de manera natural se acercan a la tecnología y la ven como parte inseparable de su entorno; saben que sirve para ver dibujos animados, explorar mundos de píxeles, hablar con los abuelos que viven lejos y algunos lo usan para completar sus tareas de la escuela.

Seguramente has escuchado más de una vez que los niños de estas generaciones vienen con el celular bajo el brazo, con chips en la parte trasera del cuello, que no van a batallar con el uso de la computadora y que no les costará trabajo entender cómo funcionan las computadoras cuánticas. Sin duda, algunas de estas afirmaciones resultan absurdas y otras son acertadas; cada generación le viene perdiendo el miedo a las nuevas tecnologías, pero:

¿Apostarías a que es la manera correcta en que estamos acercando la tecnología a los niños?

J Kelly Brito – Unsplash

La educación no volverá a ser la misma; hay gran incertidumbre respecto al regreso a clases y cómo es que se darán en aulas con matrículas superiores a los cuarenta alumnos.

- Anuncio -

Es posible que muchas escuelas reduzcan su matrícula de manera forzada y que incluso así los padres se sientan inseguros de que sus hijos estén en un ambiente sano. Sin embargo, la educación no se puede detener, los papás se tendrán que involucrar más en la educación y tomar parte activa de su desarrollo académico. 

Esta nueva educación no debe perder de vista que las habilidades como la comunicación asertiva, el trabajo en equipo y la proactividad; se deben de practicar en conjunto. De igual manera, que la educación es una actividad social y eso implica un flujo constante de información entre los implicados: docentes, padres de familias y alumnos.

La pandemia del COVID-19 nos ha forzado a dar pasos encaminados para la mejora de la educación; es nuestra obligación llevar educación de calidad a nuestros hijos, facilitarles el acercamiento a la tecnología e involucrarnos en su proceso de aprendizaje, para que sean capaces de construir una realidad próspera y alejada del egoísmo que Julio Verne creyó que podía sucedernos por tener la tecnología tan cercana a nosotros.

Vía:

- Anuncio -
Artículo anteriorCinco Aplicaciones VR para diseñar nuevos espacios verdes en tu casa
Artículo siguiente15 Canales para aprender matemáticas en YouTube
Apasionado por la educación Comparto mis conocimientos Aprendo de manera constante Disfruto la tranquilidad de la naturaleza Me interesa generar un cambio a mi alrededor