El éxito del sistema educativo finlandés es un fenómeno reconocido a nivel mundial y del cual sin duda hay muchas habilidades por aprender. Al visitar Finlandia y hablar con parte del sector educativo y del sector empresarial, me sorprendí de que ellos ven la necesidad de cambiar lo que han hecho. Es decir, es sorprendente que su modelo exitoso, visto por muchos de esa forma, ellos ya lo empezaban a ver como algo que debía ser renovado y de una manera acelerada. 

Por lo tanto, desde el 2016 implementaron un nuevo programa a nivel nacional en donde se promovían siete competencias transversales. Esto a raíz de entender los cambios que ya se estaban dando en el mundo y con la finalidad de que su población contara con las habilidades necesarias ante futuros inciertos; futuros donde los problemas serán nuevos, complejos y que, en caso de seguir con las prácticas actuales educativas, las personas verán limitadas sus capacidades. Volviéndose indispensable el dejar de ver los problemas y empezar a crear nuevas posibilidades y formas de solucionarlos. 

Las siete competencias transversales son las siguientes: 

1. Pensar y aprender a aprender

habilidades
Tim Mossholder – Unsplash

Adquirir conocimiento sin saber pensar de manera crítica y creativa, difícilmente generará algún bienestar o prosperidad. Las habilidades de pensamiento son la piedra angular del aprendizaje y del desarrollo social. Hoy, todo ciudadano debe tomar decisiones informadas y bien fundamentadas. En un mundo donde la información aumenta aceleradamente, y donde se debe aprender a diferenciar de aquella que es falsa contra la verdadera, las habilidades de pensamiento son clave.

2. Competencias culturales, interacción y auto-expresión

La inteligencia artificial o aumentada; la robótica, la automatización y la globalización hacen que las habilidades emocionales y sociales sean las más importantes por desarrollar en los seres humanos. Estas competencias transversales serán altamente valoradas, pues los robots no pueden replicar estos aspectos. Aunado a ello para resolver los problemas complejos, cada vez se necesitará colaborar en múltiples equipos y diversos.

3. Auto-cuidado y manejo de la vida diaria

Para ser un ciudadano independiente es necesario tener habilidades del día a día, donde uno sepa cuidarse y también a los otros. Implica tener una vida sostenible que cuide del medio ambiente; cuidarse y cuidar a otros es entender cómo las acciones de uno tienen un impacto en la comunidad y en otras personas. 

4. Multi-alfabetismos

Se considera que el alfabetismo sólo se refiere a la lectura y escritura desde la parte impresa, sin embargo, actualmente en el mundo existe una gran variedad en los tipos de información. Cada información, tiene un propósito en específico, un motivo y una plataforma en la que se comparte.  De acuerdo con el Plan Nacional de Estudios de de Finlandia de 2016 se determinó el multi-alfabetismo como la capacidad de entender, producir y evaluar medios de comunicación e información en sus formatos lingüísticos, visuales, espaciales y multimodales. 

- Anuncio -

5. Tecnologías de la información y comunicación

Javier Quesada – Unsplash

A pesar de que niños y jóvenes saben usar distintas tecnologías, esto es posible porque han sido diseñadas desde un inicio para ser amigables y fáciles de usar. Esto no quiere decir que realmente sean competentes en el uso y aplicación de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC). Pocas personas desarrollan las habilidades para programar o entender algún tipo de hardware, así como de tener habilidades avanzadas para crear algo nuevo con estas tecnologías. 

6. Habilidades para la vida laboral y emprendimiento

Es difícil preparar alumnos para un futuro desconocido, sin embargo, lo que sí es posible es desarrollar en los alumnos la capacidad de cómo enfrentar y navegar la incertidumbre.  Asimismo, no se puede pensar que todos los alumnos al ingresar en el campo laboral podrán recibir un sueldo en una compañía o que vivan ambientes estables en cuanto a su trabajo.  Por ello, emprender, se convierte en una habilidad que todos tendrán que desarrollar.

7. Participación, influencia y creación de un futuro sostenible

Brooke Cagle – Unsplash

Los alumnos deben convertirse en personas que participen activamente en la sociedad. Ciudadanos que sepan influir positivamente en sus propias vidas y en la de los demás. Esto implica desarrollar relaciones, además de ver y proteger el medio ambiente. Puedes ampliar más conocimientos con para la resiliencia de una ciudadania activa en el siguiente link.

Este año 2020, ha hecho que más personas se cuestionen qué es lo que un alumno de verdad necesita aprender y desarrollar en clase, despertando aún más la urgencia de transformar nuestro sistema educativo.  Aunque quizás Finlandia lleva cuatro años en esta implementación, esto no quiere decir que estamos en desventaja, por el contrario, esto invita a que entre naciones exista una mayor colaboración y cooperación. Todos somos parte del mismo mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí