Pueblos fantasmas: un viaje a través de los estragos del tiempo

Pueblos fantasmas
Pueblos fantasmas - Nadia Jamnik - Unsplash
SUSCRÍBETE A TALENT REPUBLIC TV EN YOUTUBE:


Para muchos de nosotros, visitar un lugar abandonado nos llena de mucha intriga y misterio.

La curiosidad del ser humano por lugares deshabitados es muy peculiar y depende de lo que estemos buscando. En el mundo existe una diversidad de lugares conocidos como “Pueblos Fantasmas” o “Despoblados” que han sido sacudidos por algún desastre natural o por el peligro radiactivo que los obligó a huir de sus hogares, dando paso al abandono y la oportunidad de crear historias y leyendas que a muchos turistas les causa intriga por conocer.

En esta nota describiremos algunos de los lugares enigmáticos que puedes visitar y contagiarte de todo este misterio que rodea a cada uno.

El volcán del fin del mundo

En el estado de Michoacán se encuentra el pueblo de San Juan Parangaricutiro el cual quedó abandonado y casi completamente desaparecido por la erupción del volcán monogenético y más joven del mundo llamado Paricutín en el año de 1943.

Los vestigios de la iglesia que distinguió a este poblado es el recuerdo de lo que alguna vez los pobladores pensaron que se trataba del “fin del mundo”.

Existe todavía un testigo purépecha que relata el nacimiento de este volcán, y quien hace recorridos contando la historia de lo que fue su pueblo hace más de 75 años.

Para llegar a este lugar hay dos opciones:

Si vas en automóvil, hay un estacionamiento al pie del volcán y de ahí son 45 minutos de recorrido caminando. Si es autobús deberás bajarte en el pueblo de Angahuan y caminar unas 5 horas para llegar al cráter. Aunque algunos visitantes optan por contratar el servicio de caballos quienes realizan un recorrido aproximado de 3 horas. Para entrar al área del volcán tiene un costo de $20 pesos mexicanos y las ruinas son gratuitas.

La maldición de un temblor

De México nos vamos a la ciudad italiana de Craco en la provincia de Matera en Basilicata.

Desde 1975 permanece abandonado y en ruinas a causa de una falla geológica que hizo cimbrar el poblado que se encontraba erigido sobre una colina de arena y arcilla, irresistible a cualquier movimiento telúrico. El recorrido turístico comprende admirar sus fachadas destruidas, casonas señoriales o la torre del castillo, entre otras. El recorrido por este lugar tiene una duración de hora y media, con un costo de 10 euros.

Además, podrás admirar las panorámicas dignas de una película de fantasmas. Ha sido escenario de grabaciones para la televisión, la música y el cine, destacando la película de Mel Gibson “La Pasión de Cristo”.

La ciudad abandonada

Nos transportamos hasta una isla minera de carbón en Japón llamada Hashima.

“¿Cuántas décadas pueden haber pasado desde que Hashima fue abandonada a la putrefacción, al deterioro, a la ruina y a la desintegración? La vida no volverá a esta isla.” Así se lee uno de los tantos escritos que aparecen plasmados en uno de sus edificios deteriorados por la exposición a la salinidad del mar y diversos fenómenos, vestigios de una ciudad que fue súbitamente abandonada una vez que el petróleo comenzó a sustituir al carbón en 1974.

A más de 40 años de lo sucedido, esta isla fantasmal y silenciosa es testigo mudo de una época casi olvidada de Japón. El recorrido comienza tomando un barco con la compañía turística de tu preferencia en Nagasaki, los tours en la isla tienen una duración aproximada de 1 hora por tres zonas seguras habilitadas para el trayecto y al final en el barco se recorre alrededor de la isla. Tiene un costo de hasta $45 dólares americanos por persona.

El pueblo al que tragó la arena

La pequeña ciudad fantasma de Kolmanskop, ubicada al sur de Namibia, fue construida por alemanes para albergar a buscadores de diamantes a principios de 1900 y abandonada finalmente en 1956 con la llegada de la Segunda Guerra Mundial y el agotamiento de estas piedras preciosas.

Los recorridos turísticos por las construcciones enterradas en la arena hacen que esta experiencia sea única e inigualable contando sólo con la vista lo que ocurre cuando los humanos no habitan la tierra y el desierto reclama lo que es suyo.

Se debe conseguir un permiso especial para entrar al poblado ya que el gobierno pretende evitar la saturación del destino. La duración del recorrido guiado es de 1 hora y el costo es de unos $7 dólares americanos.

La mina de la muerte

Terminamos estas recomendaciones en el pueblo de Wittenoom, al noreste de Perth en Australia Occidental, que cuenta con tres habitantes. Es un sitio que fue construido para encontrar asbesto azul, que se utilizaba para fabricar parte de los frenos y el embrague de los automóviles, entre muchos otros usos.

A pesar de que el gobierno la declaró como contaminada e inhabitable porque este mineral provoca un tipo de cáncer de pulmón, que ha matado a varios habitantes y otros siguen muriendo por el mismo, estos tres lugareños se niegan a abandonar su hogar.

Actualmente no existe un recorrido turístico, sin embargo, son muchas las personas que teniendo conocimiento del riesgo de salud al que pueden estar expuesto, se aventuran a visitar la ciudad que cuenta con un asesino silencioso.

Esto es sólo por mencionar algunos lugares interesantes. ¿Irías a alguno de ellos? ¿A cuál?

- Anuncio -
Artículo anteriorMarruecos un país para vivirlo
Artículo siguienteLa forma del sonido
Un individuo al que le gusta conocer la vida. Comprometido con mi familia, amigos y compañeros de trabajo. Turismólogo Egresado de la U. de G. "El conocimiento, de nada vale si no se comparte".